Matrimonio y sexualidad

 

dsc00126.jpg

Foto: Playa de Acudia-Mallorca

Matrimonio y sexualidad

Trascripción editada de una charla ofrecida por el Dr. Hossain Danesh sobre el matrimonio y la sexualidad el día 13 de abril de 1991 en Springfield, Virginia, los E.E.U.U. El Dr. Danesh es un psiquiatra conocido internacionalmente, que reside en Canadá. Actualmente es director del Centro de Terapia del Matrimonio en Toronto. A través de los últimas décadas de su vida profesional, ha hecho investigaciones extensivas en varias áreas, que incluyen el matrimonio y la familia, psiquiatría intercultural, con énfasis especial sobre los refugiados, inmigrantes y víctimas de la violencia, y también sobre la psicología de la espiritualidad.

Buenas noches… El tema del matrimonio es algo que tomaría mucho tiempo discutir, por tanto, solo voy a compartir algunos pensamientos generales sobre el matrimonio y la sexualidad. El primer proceso que ocurre, y que eventualmente termina en el matrimonio, es un proceso que Dios ha dispuesto en toda la creación. Toda la creación ha sido creada en forma de 2 entidades que se atraen una a otra. En el mundo de la humanidad, por supuesto, son los hombres y mujeres. Y la manera en que son creados los hombres y las mujeres es que por naturaleza se atraen los unos a los otros. Es un proceso natural. Y mediante esa atracción mutua y mediante esta acción de reunirse, un nivel más alto de enlace toma lugar.

Entonces, lo primero que sucede, en cuanto al matrimonio, es que un hombre -un hombre joven, un hombre no tan joven, y una mujer joven, siempre una mujer joven- (risas del auditorio), se conocen, se atraen y dicen que se han enamorado… Se atraen el uno al otro, les gusta cosas del uno al otro, cómo se ve la otra persona, cuan linda es, y toda clase de cosas que suceden al comenzar una relación. Pero la esencia y médula de todo, es que se atraen el uno al otro. De hecho, mucha gente cree que el amor significa una atracción muy fuerte.

Ahora bien, hay otra situación que ocurre en esta etapa: esto es, que no solamente se atraen entre ellos, sino que a través de la relación que tienen con la otra persona, descubren que satisfacen algunas de sus necesidades. Y así la relación llega a ser una atracción y gratificación mutua. Por ejemplo, todos tenemos ciertas necesidades. Tal vez estamos solos, y otra persona entra en nuestra vida y compensa alguno de estos sentimientos de soledad que tenemos. Quizás tenemos miedo, y estando con otra persona disminuye el temor. Quisiéramos que alguien nos dijera que somos maravillosos y estupendos, y alguien aparece y nos dice que somos todas esas cosas.

Entonces lo que pasa es que tenemos toda clase de necesidades emocionales, y algunas de ellas, por lo menos, se satisfacen a través de la relación con este otro individuo. Así, cuando 2 personas se juntan, por un lado, se atraen el uno al otro, en otras palabras, se encuentran hermosa y buen mozo, y por otro lado, gratifican algunas de las necesidades que tiene cada uno; cuando esto pasa, entonces la gente dice que se han enamorado. Y al comienzo, ese amor es ciego a cualquier otra cosa.

Todo lo que ellos ven, es que la otra persona es hermosa y que la otra persona satisface sus necesidades. Y los consejos de otros contándoles lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer, por lo general no tiene mucho efecto, por eso, se llama amor romántico, amor ciego, y esa etapa también es romántica porque la mayoría de los asuntos que sienten estas 2 personas la una por la otra son básicamente fantasías: s fantasías en el sentido que ellos ven en el amado lo que ellos quieren ver. Ven en la otra persona todas las cosas que ellos desean, esperan y aspiran que estén allí. No hay nada malo en eso, pero eventualmente podría volverse en algo malo si no hacemos nada al respecto pues la gente básicamente enamorada está en una posición de ignorancia el uno del otro.

florecillas

Ellos han ido casi a todas partes, han buscado, y finalmente han encontrado este individuo que les atrae y que les satisface sus necesidades, y sus sentimientos están correspondidos. Entonces se forma un vínculo muy, muy fuerte. Y puesto que no se conocen a fondo, por tanto lo que piensan el uno del otro, generalmente son sus propios pensamientos y esperanzas. Luego en esta etapa, generalmente comienzan a pensar en el matrimonio. Y no muy infrecuentemente se casan.

Y gradualmente, otra cosa sucede, descubren que esta magnífica persona, con todas las cualidades magníficas que tiene, también tiene algunos hábitos y peculiaridades que no le gustan (risitas). Y se sorprenden enormemente (risas) de que la otra persona no es perfecta. Y esta imperfección se manifiesta en toda forma: la forma en como se lava las manos, o mastica, o cepilla sus dientes (risitas) o lo que sea, falta algo, y comienzan a descubrir que la otra persona no es como imaginaron. Porque después de todo, no se conocieron. Imaginaron que la otra persona sería así o asa.

Todos tenemos una idea de como sería el esposo o esposa ideal. Y cuando vemos a alguien, y nos sentimos atraídos, y esta satisface algunas de nuestras necesidades, entonces decidimos que esa persona es exactamente todas las cosas que queremos. Pero luego nos sorprendemos de que la otra persona no es lo que queremos. Hay algo más que sucede en este proceso. Quizás no es que solamente mengua la atracción entre estos 2 y que ellos se acostumbran el uno al otro- ya saben, “el tipo éste o la mujer ésta”, y ya no estamos tan atraídos el uno por el otro- sino que además las necesidades comienzan a cambiar.

Por ejemplo, al comenzar la relación, no infrecuentemente en muchas culturas, las circunstancias son tales que las mujeres por lo general necesitan de alguien que las pueda proteger y los hombres, alguien que los pueda adorar (risas). ¿No es así? Bueno, entonces comienza este asunto: te cuidaré, tú eres una muñeca, te pondré ahí arriba, te desempolvaré, te cuidaré- este es el hombre hablando a la mujer- siempre que me adores y hagas lo que yo quiero. Y así la mujer tiene que ser esclava y adorar al magnífico marido (risitas); y el marido es el tipo poderoso que sale al mundo peligroso y trae toda la protección.

Bueno, así fue el estilo antiguo de los matrimonios que aún existe muchísimo en este mundo. Pero el estilo moderno, es que la esposa diga: “ahora yo quiero que tú me sirvas y adores”, y comienzan el juego de un lado al otro: tú no me estás adorando y sirviendo bastante. Y una lucha por el poder empieza a ocurrir. Y todas esas fantásticas aspiraciones y sueños que estaban al comienzo de la relación y el matrimonio, todos uno por uno, empiezan a cambiar o quebrarse. Y la pareja comienza a preguntarse: ¿qué estoy haciendo en esta relación? ¿Qué hay en ella para mí? ¿Qué quiere él? ¿Por qué ella es así?… Pero más importante aún, otro proceso ocurre.

Y este próximo proceso, es que la esposa y el marido comienzan a involucrarse más y más en sus propias respectivas áreas de interés, que el uno por el otro. Al iniciar el matrimonio, el marido y la esposa piensan en el otro la mayoría del tiempo, aún cuando están en el trabajo, el hogar o donde sea. Pero cuando esa etapa termina, comienzan a pensar más y más en sí mismos. Comienzan a pensar en sus trabajos. Si tienen hijos se ocupan de ellos: frecuentemente uno más que el otro. Se preocupan del hogar y la decoración y el ahorro y el crecimiento del negocio, o lo que sea. El hombre y la fama, etc… y se vuelven más y más ocupados consigo mismos. Y más alejados uno del otro.

Cierto sentido del remordimiento surge y un sentido de pérdida se manifiesta. Ellos comienzan a resentirse por lo que está sucediendo. Comienzan a pensar si habrían tomado la decisión correcta o no. Comienzan a preguntare si esto es como quieren ser, y comienzan a pensar en la imagen linda y romántica de antes. ¿No sería lindo regresar de vuelta a esa imagen romántica? Si el comienzo fue malo, no lo querrán (risitas), pero si fue bueno, querrán volver a éste. Y es durante esta etapa-que es la segunda etapa del matrimonio (generalmente pasa por 3 etapas)- cuando existe el peligro del derrumbamiento del matrimonio, de involucramientos fuera del matrimonio, de enormes discusiones y peleas y desacuerdos. Yo diría que más o menos el 80% de los matrimonios que se deterioran, lo hacen en esta segunda etapa.

Cuando ellos permiten que suceda, lo que hacen es comenzar una nueva relación con otra persona. Entran en la etapa romántica y están ciegos de nuevo y pronto, el proceso de la segunda etapa comienza y entran en el mismo proceso de antes. Porque no hay cómo escapar de esta dinámica y de esta evolución del matrimonio. ¿Por qué es así?. Porque el matrimonio no es un contrato, al contrario de lo que piensa mucha gente. El matrimonio no es un contrato. Más bien es, como lo define ‘Abdu’l-Bahá, una unión es un fenómeno que junta 2 entidades vivientes y crea una tercera entidad que tiene ya una vida propia. Déjenme darles un ejemplo de una unión: en la matriz, antes que el espermatozoide y el óvulo se junten, tienen una vida propia de unas cuantas horas. Pero cuando se juntan para crear la vida de un nuevo huevo fertilizado –en otras palabras, cuando tienen una unión- entonces comienza la vida de un ser humano. Todos nosotros somos el resultado de esa unión. Y como ven, esta unión crea algo nuevo que es mucho más grande y muy diferente al espermatozoide o el óvulo. Es un ser con su propia identidad; tiene una vida que es propia.

De esta manera cuando toma lugar un matrimonio, nosotros, como dice ‘Abdu’l-Bahá, nos juntamos y creamos una condición de unión. Lo que significa es que creamos una nueva entidad, un nuevo organismo. Este nuevo organismo es el matrimonio. Y este organismo –este matrimonio- tiene que crecer, tiene que madurar como cualquier otro organismo. En un nivel es como un niño. En otro nivel es como un adolescente. Y en otro nivel es como un adulto.

Por tanto, al comenzar un matrimonio, de las 3 entidades –osea, la esposa, el marido y el matrimonio- aquella que necesita más protección es el matrimonio. En esencia, el matrimonio es el primer bebé de la pareja, y el segundo bebé es el primer hijo. Así que el primer bebé al que damos a luz es el matrimonio. Y al comienzo, este matrimonio es muy frágil. Necesita atención, nutrición y cuidado. Requiere ayuda para poder crecer, para poder fortalecerse. Tiene que pasar a la próxima etapa, que es la etapa de la adolescencia, en que habrá rebeldía y lucha y discusión del poder, como cualquier hijo que lo hace con sus padres. Y luego alcanza a la próxima etapa, que es la etapa de la madurez. Y otra clase de relación ocurre. Bien, puesto que la gente no comprende este fenómeno, tan pronto se casan, esperan que el matrimonio recién nacido cuidará de todas las necesidades de ellos.

Y este matrimonio bebé pequeño no lo puede hacer. No puede. Y se derrumba bajo el estrés y la presión que le han impuesto. Por tanto, ese es el primer asunto que debemos de entender bien sobre el matrimonio: que el matrimonio no es solo un contrato; es una unión que crea una nueva vida, un nuevo ser vivo, un nuevo organismo viviente. Ahora bien, puesto que el matrimonio es una unión, debe por tanto tener una cualidad especial –una característica especial- ésta de la que carece la mayoría de los matrimonios que veo, no solamente en el ambiente clínico, sino en general en la población.

La mayoría de la gente no tiene noción alguna sobre lo que debería ser la característica fundamental de un matrimonio. Piensan que el matrimonio son 2 individuos que se aman. Y por ‘amarse’, quieren decir que 2 personas están mutuamente atraídas, huelen bien uno al otro, tienen ‘buenas’ vibraciones entre sí y satisfacen mutuamente sus necesidades, y lloran en el hombro del otro, y se ríen juntos, y ellos piensan que eso es el amor. Y en consecuencia, el elemento fundamental que hace posible una unión no toma lugar. ¿Pero cual es éste? Éste por supuesto, es la unidad. La mayoría de los matrimonios no crean condiciones para la unidad. La mayoría de los matrimonios no crearán las condiciones para la unidad porque la gente no comprende lo que significa la unidad. ‘Abdu’l-Bahá dice en una de sus oraciones sobre el matrimonio:

“¡Gloria sea a Ti, oh mi Dios¡ Verdaderamente, este tu siervo y esta tu sierva se han reunido bajo la sombra de tu misericordia y están unidos por tu favor y generosidad.”

797-460

La primera cosa en el matrimonio es la unidad. Ahora bien, ¿qué significa unidad? Pues, unidad no significa que el marido y la esposa estarán de acuerdo en todo el tiempo. Unidad no significa que pensaran igual. Quizás pensarán igual, quizás no. Unidad no significa que tendrán los mismos apetitos, o la misma orientación, o el mismo impulso sexual, o los mismos niveles de comodidad o incomodidad. Todos éstos son como el baño sobre la torta, pero no son elementos de unidad. El primer y principal elemento que crea la unidad es que la relación tiene que ser justa. Tiene que haber justicia en la relación.

Un matrimonio basado en la unidad, es un matrimonio en el que existe la justicia. Ahora, ¿qué significa la justicia en el matrimonio? Significa que el esposo y la esposa deben tener las mismas oportunidades para el desarrollo, para el crecimiento, para el mejoramiento. Para poder evolucionar, deben tener las mismas oportunidades. Esta es la primera parte del asunto. Si queremos poder crear la condición de unidad, debemos crearla en una casa en la cual la mujer y el hombre sientan que se están tratando el uno al otro con justicia. Lo que necesitamos es alguien que nos anime.

Puesto que tenemos tantas cosas que debemos cambiar, cosas que no nos gustan en nosotros mismos, sería hermoso de veras si alguien dijera: amado mío, tú eres magnífico por esto y por esto otro. Nos daría ánimo para actuar sobre nuestro proceso de transformación. Verán, el acto de animar es un proceso en el cual usted da aliento a otro ser humano, a fin de que aquella persona tenga el coraje de cambiar. Entonces, para tener el coraje para cambiar uno mismo necesita aliento. Y si se necesita aliento, solo es posible tenerlo cuando alguien más nos lo da. Para poder animar, también requerimos coraje.

La mayoría de la gente no anima a otros porque no tiene el coraje para hacerlo. Pensamos que al decir que ellos son maravillosos, yo no soy maravilloso, o si decimos a otras personas que ellos son buena gente, pensamos que estamos diciendo que nosotros no somos tan buena gente. Siempre es más fácil contar todos los problemas malos de otra persona que sus buenas cualidades. Requiere coraje trascender sobre uno mismo y enfocarse en las cualidades de otra persona sin ser hipócrita, sino de verdad sincero. Estos son pues los procesos involucrados. Estamos intentando establecer la unidad. Por tanto para establecer unidad, se requiere justicia. Y una de las dimensiones de la justicia es que en una relación justa todos tienen que tener la oportunidad para desarrollar y crecer.

Y puesto que todos tienen que desarrollar y crecer, necesitan estimulo, pues el ánimo es el alimento del crecimiento. Sin el aliento, no crecemos. Si la planta ha de crecer, necesita comida. Aquí el alimento de crecimiento del individuo es el estimulo. Tratemos entonces de crear la condición de justicia. Pero la vigilancia para que haya justicia no es tan fácil, porque hay un requisito previo a la justicia, este requisito es la unidad. Bahá´u´lláh dice que el propósito de la justicia es la aparición de la unidad. Bien, pero ¿cual es el requisito previo a la justicia? El requisito previo a la justicia es el de crear una condición de igualdad.

Tenemos que crear un matrimonio de iguales. La humanidad jamás ha tenido un matrimonio de iguales. Los matrimonios hasta ahora han sido matrimonios de personas que no son iguales. Las mujeres, por lo general, han estado en un nivel inferior en la escala de igualdad. La historia de la humanidad ha sido la historia del abuso del poder de los hombres, y este abuso de poder ha sucedido en todo nivel, y más consistentemente al nivel del matrimonio.

Los hombres tienen que afrontar esta realidad. No importa si ellos proceden de tal o cual origen, si son de origen persa, norteamericanos, sudamericanos o japoneses o lo que sea, queda el hecho de que las mujeres y los hombres no se han relacionado el uno con el otro a través de la historia desde una posición de iguales. El hecho es que los hombres continúan manejando el poder, abusando del poder para controlar. Y queda el hecho que debido a esto las relaciones no son de iguales. Y si la relación no es igual entonces la relación no será justa y si la relación no es justa entonces la relación no será unida. Y si no ha ocurrido una unión, en realidad no existe un matrimonio, de todos modos no hay otra salida.

Ahora bien ¿como vamos a crear la condición de igualdad? ¿Existe un requisito previo para ello? Pues sí, existe uno. Primero que todo, debemos volvernos menos egoístas y más dirigidos hacia las necesidades de la otra persona. La gente es egoísta. Vivimos en una sociedad que nos dice: “cuide del número uno” y número uno significa el YO. Vivimos en una sociedad que fomenta el individualismo. Vivimos en una sociedad que fomenta el egoísmo, la indulgencia. Criamos a nuestros hijos para ser mimados y egoístas y para que piensen en sí mismos y sólo en sí mismos. Y por tanto ¿como podrían ellos pensar en igualdad? No lo harán.

He aquí entonces el panorama de este proceso: cuando hablando sobre el amor en una relación, estamos hablando sobre condiciones que empiezan siendo menos egoístas, traduciéndose en hábitos de igualdad, traduciéndose en la práctica de justicia, traduciéndose en la creación de unidad que nos permitirán crear un matrimonio pacifico. Este es todo un proceso. Hasta el presente, esto en realidad no ha sido posible.

Los matrimonios del pasado han sido un tipo diferente de matrimonios –algunos buenos, otros malos- pero, por lo general, matrimonios característicos de las etapas de la adolescencia y niñez del desarrollo de la humanidad. Hoy es la etapa de la madurez de la humanidad. Estamos en la última etapa de la adolescencia, y en la Dispensación de Bahá’u’lláh, toda la humanidad tendrá que elevarse al nivel de adulto (de madurez). Todo va a cambiar, incluyendo las historias de amor. Y las relaciones de amor van a cambiar. Vamos a tener otra clase de relaciones de amor.

rosa

Pensemos en algunas de las historias tradicionales de amor: Shirín y Farhad. Shirín es princesa. Ahí está sentada; tiene toda clase de sirvientas que le atienden, le dan bebidas, le mantienen fresquita, le ponen polvos y toda clase de cosméticos. Ahí está ella sentada en toda su hermosura gloriosa. Y Farhad es un cantero, un tipo alto, delgado y pobre. Un día Farhad contempla la belleza de Shirín y cae enamorado. Cae bien profundo (risitas). Solo puede pensar en Shirín, no puede beber sin pensar en Shirín, no puede dormir sin pensar en Shirín. Por fin, lo único que él puede hacer es ir a ver al rey, un gran rey –todos los reyes de Irán eran grandes (risitas)- y él le dice: oh gran rey, me he enamorado de Shirín. Quiero casarme con ella. Y el rey, siendo grande, dice: no hay problema. Quieres casarte con Shirín. Perfecto. Lo único que tienes que hacer es mover esta montaña de aquí para allá.

No es muy lejos, pero no obstante tienes que moverla (risitas). Farhad, siendo joven, …y estúpido… (risas), se embarca en cortar a pedazos la montaña, moviéndola por pedazos de aquí hasta allá, y todavía lo está haciendo (risas). Mientras tanto, Shirín ha tenido la diversión de su vida. Es un amor unidireccional. Uno da, uno recibe. Shirín ahí sentada, tiene que recibir. Farhad tiene que dar.

Este es un tipo de historia infantil. Es un desarrollo antiguo de la relación de amor, en que uno da y el otro recibe. En el contexto de padre o madre y un niño, está bien. En el contexto de marido y esposa, no debe durar por mucho tiempo. Luego vamos a la próxima etapa, que es el equivalente a la etapa adolescente. Ésta es la etapa de todo o nada. Tú me amas, y tú me amas por sobretodo, y no amas a nadie más. Yo te quiero, y te quiero por sobretodo, y aún más que eso, y a nadie más. ¿Bien? Así se relacionan. Así fueron Romeo y Julieta. Piensen en Romeo y Julieta. Se aman. Se enamoran, se miran y piensan, “¡caramba, qué magnífica es ella, qué bello es él…” De este modo se enamoran y luego tienen que probar quién ama más a quién. Porque los adolescentes tienen que probarse; oh, yo te amo más a ti que tú a mi. Te doy más, tú das más, y así van probándose, hasta que en el proceso llegan al extremo y ¡los pobres diablos mueren en el intento¡ Se matan para probar que se aman. ¿Por qué? Porque están en un estado de competencia. O se está en un estado de recibir y dar, o se está en un estado de competencia.

El amor de iguales es otra clase de relación de amor. Esta historia tiene que ser escrita por la nueva generación de bahá’ís. No tenemos una historia de amor de iguales. La literatura del mundo, no escribe historias de amor sobre las relaciones de iguales. Nosotros tenemos que escribirlas. Esta es la primera vez en la historia de la humanidad, que Dios viene a la humanidad y dice “Ámame para que yo te ame. Si tú no me amas, mi amor jamás llegará a ti”. Con esto, Dios está diciendo a la humanidad: maduren. Esta es la edad de la madurez, hay que poner a un lado los modos antiguos, los modos infantiles, los modos adolescentes de mirar al amor, hoy en tu relación con Dios, tienes que amar al nivel de un ser maduro. Es un honor que Dios ha otorgado a esta generación.

Y la gente joven de esta generación, y la gente no tan joven de esta generación, tienen que comenzar a escribir historias de amor sobre las relaciones de iguales. ¿Cómo las escriben?, pues creándolas. Viviéndolas, ya que es un proceso diferente que ahora ocurrirá. Es en este contexto que podemos comprender mejor los problemas sexuales que existen en el matrimonio.

Veamos, el sexo es una dimensión de la atracción que sucede entre hombres y mujeres. De hecho, es una fuerza de atracción muy poderosa. Si 2 individuos tienen que atraerse, se atraen de muchas maneras. De un modo físico, de un modo sexual, en una manera ideológica, en maneras emocionales. Estas son maneras diferentes en que la gente se atrae. Entonces el sexo, por supuesto, es muy importante en este proceso, porque es así como la gente se atrae y es una dimensión muy esencial de la relación, porque permite la continuación de la raza humana. Y más importante aún, nos permite, como Bahá’u’lláh dijo, traer a este mundo a aquellos quienes recordarán a Dios, quienes crearán una nueva civilización de progreso continuo, y contribuirán a ella.

Como se ve, pues, tiene un resultado. Cualquier unión tiene que tener resultados. Y la unión del espermatozoide y el óvulo es el niño que viene a este mundo. La unión del matrimonio es para traer a un niño a este mundo. De éste modo, no solamente se crea unión entre marido y esposa, y como resultado se tiene el matrimonio, sino que también a través de este matrimonio se crea la familia. Ahora bien, las actitudes hacia el sexo en diferentes culturas, en diferentes religiones, han sido básicamente en proporción a la niñez o la adolescencia. El entendimiento de la gente sobre la sexualidad está mezclado con bastante ignorancia, bastante falta de conocimiento sobre el sexo, bastante fantasía, o bastante timidez. La gente no sabe de lo que se trata; no sabe hablar sobre el tema.

Por ejemplo, en familias persas, diría en general, que existe una ignorancia total sobre la sexualidad. Nadie habla sobre ella. Uno escucha: ésta es un área prohibida para hablar. No obstante, la gente piensa en ella (risitas). La gente la siente y por tanto prosigue a tientas. En el Cristianismo se acerca el tema así: el sexo es malo; por lo tanto, no piensen en ello. Bien, pero si digo a un número de personas en este cuarto, por favor, no piensen en el sexo (risitas), piensen en cualquier otra cosa, pero en sexo no, ¿qué piensan que harían ustedes? (risas). Hace unos instantes, no estaban pensando en eso, pero ahora…(risas), ¡sí señor, están pensando en eso¡ ¿bien?, eso es exactamente lo que sucede en el Cristianismo y en muchas familias persas, o familias musulmanas,… Esto es lo que decimos a los jóvenes, quienes están llenos de hormonas y todo el impulso de la sexualidad, les decimos: ¡no piensen en sexo¡ (risas). Los demás están mintiendo: vayan a tomar baños fríos (risitas).

Ésta es la clase de remedios que recibe la juventud. Y si esto no funciona, entonces intentamos asustarlos. Pues ya saben, si llegan al sexo, se contagiarán la sífilis, el SIDA, o, o, o…toda clase de cosas: como la masturbación, sobre la sexualidad. Tratamos de controlar a la gente, mantenerla en una condición mediante el proceso del miedo, o tratamos que no piensen en ello.

Nos acercamos a todo el proceso desde una perspectiva negativa. Entonces, cuando ninguno de estos funciona, llamamos a la ira de Dios. Decimos que Dios les ha dicho que no lo hagan, por tanto, no lo deben hacer. Si? Pero eso no funciona tampoco. Lo único que hace que es que la gente crezca con miedo sobre el sexo, o ignorante sobre el sexo, o avergonzada sobre el sexo, o enojada sobre el sexo, o todo esto en conjunto. Y eso es lo que pasa. La gente no sabe lo que es la sexualidad. Entonces, la sexualidad pierde su contacto con la sensualidad, con la belleza, con la gratificación que la acompaña, con cualquier otra dimensión de desarrollo humano que en verdad debería ser magnifica y tendría que dar a uno un sentido de realización.

Déjenme darles un ejemplo, un paralelo para que podamos ver como funciona y ver que clase de problema tenemos en la sociedad. El sexo es uno de los apetitos biológicos. El hambre es otro apetito biológico. El hambre es más importante que el sexo, porque si uno tuviera hambre y no comiera, muere. Pero si uno tuviera ganas de tener sexo y no tuviera sexo no va a morir ( risitas). Bueno, sabemos por lo menos esto de los apetitos (risas). Entonces, el hambre es más importante que el sexo. La comida es más importante que el sexo, en ese sentido. ¿Y cuáles podrían ser los modos de comer? Algunas personas comen rápidamente. Otras comen lentamente. Algunas personas comen “comida basura” (risas). Otros comen comida a lo “gourmet”. Algunas personas comen demasiado y después se sienten mal. Otras comen demasiado poco y siguen teniendo hambre.

La mayoría de las personas no tienen la disciplina necesaria para crear un hábito sano de comer. No lo tienen. Algunas personas comparten su comida con otras, junto con sus gérmenes, enfermedades, resfriados y todo lo que tienen (risitas). Algunas personas le quitan la comida a otros (risas). Piensen ustedes todo lo que hacemos con la comida. Todo tiene paralelos con el sexo. Eso es lo que hacemos. Así es el apetito, así es como procedemos. ¿No es cierto? Algunas personas piensan que si no comen, perderían el control total.

Pero sabemos, por ejemplo, que en una vida perfecta tiene que haber disciplina. Tiene que haber un proceso. Hay un tiempo. No se puede dar un asado a un infante de 2 meses. Simplemente no lo puede hacer. ¡Mataría uno al bebé! El sexo prematuro daña en la misma manera que la comida equivocada en el momento equivocado. La dimensión equivocada de la sexualidad en el momento equivocado, daña. Y el sexo no es solo tener coito: es toda una variedad de cosas. Para comenzar, algunos aspectos de éste son perfectamente aceptables: el valor que las personas muestran una a otra; el cuidado que muestran; el afecto que muestran; la amistad con que inician la relación. Estos son la miel y la leche de toda niñez. Son perfectamente aceptables. Entonces el sexo no es solo el resultado final de tener coito, porque esta es la imagen que creamos, que eso es lo fundamental, y es por eso que cuando la mayoría de la gente tiene coito, se siente desilusionada. O es doloroso o es desagradable, o es demasiado corto, o demasiado largo, o es demasiado esto, o lo otro.

La mayoría de la gente se desilusiona porque su acercamiento a este es tan indisciplinado, tan desconsiderado, tan callado y tan dejado en el estado de ignorancia. Se acercan al tema con una falta total de sofisticación. He aquí lo que hemos creado –y nuestros hijos se están criando en una sociedad que cree en la gratificación instantánea, el sexo es instantáneo, todo lo que hay en la sociedad tiene que ser instantáneo. Y así la alegría de ello se desvanece. El proceso de la relación sexual en los seres humanos es el proceso del descubrimiento: de la belleza en cada uno. Esta es una de sus dimensiones. Es el proceso del descubrimiento de autocontrol en uno mismo.

Nuevamente, comparemos con la comida. ¿Recuerdan Uds. aquellas ocasiones en que se dan el lujo de sentarse en la mesa, a comer lentamente, a saborear todo lo que comen, y tener la mejor cena gourmet posible, y gozar de cada instante? ¿Sí? Pues para descubrir la belleza de esos, tienen que actuar deliberadamente, tienen que ser considerados, tienen que estar con el ánimo correcto, tienen que estar en el estado correcto de unidad; con la gente con quienes comen ustedes, la condición de unidad debe existir.

Y entonces, esa cena se vuelve memorable. A la sexualidad, debe uno acercarse en esa manera. Es muy diferente cuando comen así que cuando van deprisa para agarrar una hamburguesa y engullirla. Ése es un proceso muy diferente. Entonces todo el acercamiento que tenemos aquí sobre el tema de la sexualidad tiene que estar, por ejemplo, relacionado con el conocimiento sobre la sexualidad. Aquí quiero usar otra analogía sobre alimentos, estaba leyendo hoy en el diario ‘The Washington Post’ que el gobierno estadounidense ha decidido cambiar el modelo de la buena dieta para el pueblo norteamericano. Se habían equivocado todos estos años. Malas noticias (risitas). Lo que todos estos años les han estado diciendo que era una dieta buena, resulta ser una dieta mala. ¿Y saben Uds. cuál es la característica de la dieta mala? Es que Uds. comen demasiado de lo que no necesitan. Y demasiado poco de aquellas cosas que sí necesitan. Esta es la misma actitud hacia la sexualidad en esta sociedad.

Prestamos más atención al acto final del coito entre hombres y mujeres que a enfocar en aquellos elementos que entran en una relación sexual. Una relación sexual es un proceso del descubrir la belleza de la otra persona, primero. Tiene que comenzar con el estimulo mutuo. Tiene que comenzar con la cualidad de que uno no piensa en sí mismo, sino en la otra persona. Tiene que comenzar con ser considerado con la otra persona. Tiene que comenzar con la condición cuando se va creando la atmósfera de comodidad, seguridad, tranquilidad y confianza el uno en el otro. Hay que poner todas estas cualidades para que funcione el proceso. No se puede simplemente ejecutarlo de prisa con la sola idea de descubrir la belleza.

hibiscus

La segunda cosa que se quiere lograr es la de la disciplina: porque cualquier actividad humana es exitosa si está combinada con disciplina. Déjenme desarrollar esto. Es muy importante. Cada actividad humana es exitosa si la hacen desde la posición de iluminación y el conocimiento –o sea, que se sabe lo que hace- si la hacen con sentimientos positivos de amor y estímulo, y si la hacen con autodisciplina… y moderación. Cada actividad humana requiere estas 3 características. No hay nada en esta vida con la cual no debamos involucrarnos con conocimiento amor y disciplina. ¿Cuál es el acto fundamental de un ser humano?

Nosotros, los seres humanos hemos sido creados a la imagen y semejanza de Dios, ¿no es así? Ahora bien, la cualidad o atributo de Dios es que Él es el Creador. Él crea. Y Él nos creó a Su misma imagen. Por tanto, nosotros somos creadores. Constantemente creamos. Creamos familias, sillas, aviones… Creamos todo lo que hay en este universo. Nosotros creamos aquellas cosas que creamos. Porque somos creados a la imagen y semejanza de Dios. Bien, el acto del amor en la sexualidad y el matrimonio, tiene que ser creativo. Y para que una cosa sea creativa, tiene que ser disciplinada. Aquella gente que pinta, por ejemplo, o hace música, o baila, lo sabe. Una de las cosas que necesitan necesariamente si van a ser creativos, es la disciplina. Y una vez que crean esta disciplina, dentro de los límites de la disciplina tienen que ser libres. Y esa es la relación entre el hombre y la mujer.

Por ejemplo, antes del matrimonio, la disciplina –el límite para la creatividad- es la castidad. Dentro del límite de la castidad, entonces, el hombre y la mujer, pueden relacionarse como jamás lo han podido hacer antes. Porque uno de los dones de Bahá’u’lláh sobre la castidad, es la aclaración que hasta ahora en la historia, que hasta ahora hombres y mujeres no se han conocido aún. ¿Por qué? Porque en el momento en que uno se acerca al otro, comienza a pensar en el sexo. Y comienzan a pensar, ¿cómo puedo tenerlo a él o ella? O ¿cómo puedo escaparme de él o de ella? (risitas) Esto se aplica desde el comienzo. Y tan pronto que esto ocurre, estas dos personas no van a poder conocerse. No van a ser totalmente honestos el uno con el otro. No van a confiar el uno en el otro.

Pero cuando saben que van a tener una relación disciplinada, mediante la norma de la castidad, entonces, una pareja podrá conocerse, podrá acercarse, podrá expresar sus pensamientos íntimos, podrá compartir sus sentimientos, pensamientos y aspiraciones, podrá compartir y decir lo que le gusta y lo que no le gusta, lo que le atemoriza y lo que no. Así una pareja llega a conocerse. Entonces es en aquel proceso, cuando una persona que elige, lo hace con los ojos abiertos en vez de los ojos cerrados.

La otra disciplina sobre el sexo radica en el contexto del matrimonio, en que uno tiene que ser total y completamente veraz con su cónyuge. Y no estar envuelto en romances extramaritales. ¿Qué significa esto? Nuevamente, uno mismo provee las estructuras. Y dentro de esos marcos hay que tener libertad. Si no se tiene libertad, todo el asunto se derrumba. Existen entonces dos marcos de referencia que Bahá’u’lláh da, que nos permiten sentir libertad para la creatividad dentro de límites que son necesarios, porque es imposible crear sin disciplina. No es asunto de castigo, o de Bahá’u’lláh diciendo, “Yo no quiero que disfruten Uds., o vamos a darles un mal rato a Uds. Jóvenes”. Éste no es el asunto.

El asunto es que Dios tiene que crear las condiciones en las cuales Uds. puedan volverse lo más creativos posible. Y de todas las cosas que creamos, la más importante, la más magnífica, la de mayor alcance, es nuestra vida. Y es a través de límites y de disciplina. Uno de ellos es la castidad, o fidelidad, antes del matrimonio y después del matrimonio. Otro es la oración diaria. Otro es el ayuno. Otro es el no murmurar. Otro es servir a la humanidad. Otro es la búsqueda del conocimiento y las artes.

Y así sucesivamente. Estos llegan a ser las armaduras o bases dentro de los cuales creamos nuestra personalidad, manera de vivir, lo que somos, la clase de matrimonios que tenemos, la clase de familias que tenemos, la clase de sociedad que tenemos, la clase de civilización que creamos. Entonces llegamos a ser creadores.

Anuncios

Castidad – Continuación

mar22.jpg

En las enseñanzas bahá’ís, la castidad “implica una vida sexual inmaculada y casta tanto antes como después del matrimonio. Castidad absoluta antes del matrimonio y fidelidad absoluta hacia nuestra pareja escogida después del matrimonio. Fidelidad en todos los actos sexuales; fidelidad de palabra y obra.” S. E.

Además, para los bahá’ís la castidad es aplicable tanto a hombres como a mujeres:

“Di: No puede ser contado entre el pueblo de Bahá aquel que sigue sus deseos mundanos, o que fija su corazón en las cosas de la tierra…si encontrase la más bella y la más atractiva de las mujeres, no sentirá su corazón seducido por la menor sombra de deseo por su belleza. Tal hombre es, de hecho, la creación de la inmaculada castidad. Así os instruye la Pluma del Antiguo de los Días, como ha sido ordenado por vuestro Señor, el Todopoderoso, el Todomisericordioso.”

…En una sociedad nueva en la que muchachos y muchachas, hombres y mujeres, practiquen la castidad antes y durante el matrimonio, cada sexo adquirirá un profundo sentido de la justicia y se liberará de consecuencias funestas en sus vidad y sus personalidades.

En este sentido, la castidad es una medida divina que salvará la vida y la sociedad, aunque será difícil de poner en práctica para las personas educadas en una sociedad que maneja hábilmente la doble norma. Sin embargo, mediante esta visión, bahá’ís de todo el mundo están esforzándose con alegría por sostener este nuevo valor y legarlo a sus hijos como un don para las futuras generaciones. De esta manera poco a poco se pondrán nuevas bases para la sociedad y darán los frutos de matrimonios más felices.

La castidad y la pureza del corazón, del alma y del cuerpo van unidas. La castidad es una actitud que también guía a una persona a la hora de elegir cónyuge: en este sentido, es una protección tanto para hombres como para mujeres.
La castidad no sólo es la regla de oro para la actividad sexual individual. Tambié, es una de las cualidades “tan fundamentales para el funcionamiento saludable de la sociedad humana que debe sostenerse en cualquier circunstancia.” CUJ

Sin la castidad, se detiene la evolución de la sociedad humana. Entonces, la sociedad se sume en la decadencia y tiene que atravesar un largo período de renovación, tal como sucedió tras la caída del Imperio Romano. Los frutos más hermosos de la sociedad -una civilización que manifieste aspectos tales como la justicia, la evolución, el desarrollo, la libertad dentro de unos límites, la cultura – son imposibles en una organización social que pisotee la ley de la castidad.

Además,los escritos bahá’ís hablan del aspecto purificador de la castidad, más allá del cariz físico de la esfera sexual: la purificación del deseo y la evolución hacia el desapego, la pureza de sentimientos e ideas. Si se practicase durante generaciones, esta visión de la castidad elevará a los individuos a nuevas alturas de fuerza (la pureza y la fuerza están relacionadas) así conducirá a la gente a nuevas dimensinos de virilidad y feminidad:

“Cuando el alma del hombre es exaltada y su cuerpo no es más que la herramienta para su espíritu iluminado.
Respecto a los aspectos positivos de la castidad, Shoghi Effendi también afirma que la Fe Bahá’í reconoce el valor del impulso sexual…y sostiene que la institución del matrimonio ha sido establecida como canal de su expresión legítima. Los bahá’ís no creen que el impulso sexual deba reprimirse sino que debe regularse y controlarse.”

Los seres humanos evolucionarán, tanto a nivel individual como colectivo: la práctica de la castidad por ambos sexos creará una protección para los individuos y la sociedad como nunca se ha experimentado en la historia de la humanidad. Fortalecerá el caracter de las personas y su sentido de la responsabilidad hacia el carácter, los sentimientos y las sensaciones corporales íntimas de otras personas. Nadie se creerá con el derecho de transgredir la intimidad de otro sin su permiso. Además, y ésta es la cara positiva de la moneda, la gente será mucho más consciente de sus sensaciones y de su placer, y no se dejarán arrastrar por sus instintos hasta caer en la degradación.

…Todas las leyes divinas tienen la misión de proteger a los seres humanos de rebasar los límites. Por una parte,estos límites señalan la frontera entre la vida privada y la social, o nos impiden invadir el espacio vital de otras personas. Por otra parte, las leyes también sirven como protección para la innata fragilidad de los seres humanos, ya que sólo esta fragilidad y apertura da a luz nuevas virtudes y fuerzas…

Dra. Agnes Ghaznaví – Psiquiatra

Castidad

calaagulla.jpg
Todas las grandes religiones enseñan la castidad y la elogian como una virtud. Sin embargo, es una virtud desacreditada en la permisiva sociedad de los últimos años. Hoy en día, en parte como respuesta a la epidemia del sida y también, quizás, porque el péndulo ya ha llegado al extremo, la castidad comienza a tomarse en serio otra vez en el mundo occidental.

Para muchos padres, esto suena bien en principio y como teoría general. Pueden incluso defender la castidad en sus enseñanzas a sus hijos adolescentes…

Una de las dificultades es que, en la práctica, la sociedad ha establecido normas diferentes para hombres y mujeres. En general, a los hombres se les consideraba libres de conquistar mujeres y, por consiguiente, no sólo se les permitía sino que se les animaba a “tener experiencias” y saber a quién elegir si tenían el matrimonio como objetivo. En cambio, la mujer elegida debía ser pura y casta.

Se suponía que las mujeres debían permanecer puras, incluso inocentes, excepto aquellas que rompían la norma y se unían a los hombres en el juego de la conquista…¡pero éstas no eran de la clase de mujeres con las que un hombre debía casarse!

Por tanto, los chicos recibían instrucciones sobre cómo conquistar a las mujeres. Con la ayuda del padre, la madre, hermanos, hermanas y amigos en el gran juego de probar su valor como hombres (un juego que no tenía el menor sentimiento hacia la persona “conquistada”), los chicos eran presionados por la rivalidad con sus compañeros y la necesidad de probar su supuesta virilidad. De las chicas, en cambio, se esperaba que reprimiesen sus percepciones del erotismo y permaneciesen controladas y subyugadas mediante instrucciones sobre como mantenerse puras y a salvo de la lujuria masculina. De nuevo, padres, madres, hermanas, hermanos y amigas unían sus fuerzas en este esfuerzo de contrapeso.

Esta doble norma de la educación -que por supuesto, es algo imposible lógicamente -ha causado la neurosis individual y social (mala adaptación a la realidad) que culmina en una tremenda degeneración – homosexualidad, rechazo e incapacidad de compromiso con el matrimonio y la familia, estados morbosos de neurosis, depresión y ansiedad – o en el rechazo absoluto a aceptarla, rompiendo así con la tradición y a menudo enfrentándose con los deseos de los padres, en busca de una nueva norma y un nuevo concepto, mejor adaptado a la realidad moderna.

Hoy en día, las consecuencias de la doble norma, además de su profunda influencia en la sociedad, es la distorsión del carácter en las vidas de los individuos:

Las mujeres acaban por rebelarse contra una práctica injusta. O terminan en una rebelión abierta, haciendo imposible su desarrollo en la sociedad y como compañeras, aireando sus agravios y, en consecuencia, teniendo que afrontar una áspera reacción de mucha gente, tanto en sus familias como entre los varones en general; o reprimen su rebelión contra la injusticia, pero entonces se deprimen o torturan a causa de la división entre la revuelta interior y la summisión exterior, lo cual suele mutilar su personalidad de por vida. Los hombres desarrollan una actitud agresiva y superior hacia el otro sexo y, finalmente se vuelven insensibles no sólo hacia las mujeres, sino hacia la vida en general: hacia el sufrimiento, los indigentes, los pobres, las víctimas de la opresión, o los afligidos y desesperados.

¿Dónde podemos encontrar valores que sanen esta situación y respondan a las necesidades de la era moderna?

Continuará….

Dra. Agnes Ghaznaví

RECIPROCIDAD

En tiempos pasados, la reciprocidad en la relación conyugal era rara, ya que las mujeres, en general, eran consideradas como propiedades o incluso como animales.
Un hombre era libre de utilizar su burro con gentileza, o de tratarlo con brutalidad hasta que al animal se le agotaban las fuerzas y moría. Actualmente, en el mundo industrializado, el hombre tiene la misma elección respecto a su coche: puede tener en cuenta lo que necesita y conocer su mecánica, o conducirlo por terrenos agrestes sin prestar la menor atención a su mantenimiento, cambio de aceite o recambios. Una mujer puede limpiar y cuidar de su máquina de coser o de su computadora, o puede maltratarla hasta que se atasque y quede inservible. Incluso una cuchara o un cuchillo puede mantenerse limpio y en su sitio, o dejar que se oxide o quede manchado.

En una era en que se tiende a tratar a los seres humanos como si fueran máquinas, no es fácil alcanzar una verdadera comprensión de la naturaleza humana y de las leyes que gobiernan las relaciones personales, aunque nuestro objetivo sea la felicidad, la armonía y el crecimiento del individuo, de sus relaciones y de la sociedad.

En esta época en que las mujeres, por primera vez, están aprendiendo que la dignidad humana también es aplicable a ellas, es absolutamente importante que los hombres conozcan las leyes de la reciprocidad y no esperen que una mujer les sirva sin recibir nada a cambio, ni pretendan imponer a una mujer lo que ella no quiere. Hoy es importante tanto para los hombres como para las mujeres comenzar a preguntar a su cónyuge qué es lo que le gusta y lo que le disgusta, para poder llegar a conocerle como un ser humano con sus características individuales. Esto es aplicable a la relación conyugal respecto al espíritu, a la mente, a los sentimientos y, por supuesto, al vínculo físico. Es necesario llegar a conocer las creencias individuales, los gustos e idiosincrasias, sin lanzarse necesariamente a la conquista de la otra persona o emprender una cruzada para cambiar sus criterios.

A menudo, esta ley básica de la reciprocidad no es respetada en absoluto por la sociedad en general, no sólo entre hombres y mujeres. Sin embargo, el gran arte de ocultar la verdad mediante una profusión de palabras y fervientes declaraciones de sinceridad, de nuevo mediante palabras, suele esconder el reprochable hecho de que existe poca reciprocidad en nuestra vida actual.

Sin embargo, la sexualidad es un verdadero barómetro de la reciprocidad! Es una expresión corporal de numerosos principios espirituales, entre los que se cuenta la reciprocidad.

La ley de la reciprocidad es similar a la equidad y la justicia: si es correcto que tú recibas, entonces también lo es que yo reciba. Si quieres expresar lo que sientes, ¿no sería justo que yo también pudiese expresar lo que siento? Si tú tienes derecho a satisfacer tus ansias y deseos, ¿no es también apropiado que yo dé respuesta a los míos? Si un día yo no tengo el deseo ni la necesidad, ¿no sería adecuado que lo aceptaras, ya que pareces dar por sentado que a veces tú también estás atareado, preocupado, cansado o distraído? Si, en unas, tu amor se expresa con serenidad, y en otras con ternura, o de forma más enérgica y apasionada, ¿ no puedes imaginar que yo también atraviese esas diversas modulaciones de necesidades y estados de ánimo sin querer por ello ofenderte ni rechazarte? ¿Acaso no es esto reciprocidad?

Cuando se suprime la ley de la reciprocidad de manera sistemástica y uno o ambos miembros de la pareja no la respetan, la sexualidad, como un canal de agua, se estanca; puede que gotee un poco de uno al otro, ¡pero no en la dirección contraria! Entonces, la gente se preocupa, se enfada o queda perpleja, y recurre a la explicación más habitual: mi pareja está, bueno, deprimida…debemos administrarle algún tratamiento. ¡Cuando ella haya recibido tratamiento para su depresión, las cosas volverán a la normalidad!

-¡Cariño! ¡Estás maravillosa!
¿Quién no quiere escuchar estas palabras de su pareja? Sin embargo, lo trágico es que para muchas mujeres esto puede significar que su pareja sólo desea ver el lado bueno, saludable de su mujer, que está “siempre dispuesta”. Entonces, la esposa siente que debe reprimir su cansancio, su tristeza, sus decepciones o su falta de entusiasmo, y que siempre tiene que intentar parecer “maravillosa”.

¿Qué sucede cuando una pareja funciona así, o cuando las mujeres piensan que le deben esto a los hombres?

Hace algún tiempo, uno de mis colegas me pasó el caso de una mujer que había sufrido dos operaciones de cáncer y la ansiedad estaba a punto de volverla loca. Había trabajado muy duro toda su vida, pero le había gustado ser capaz de llevar la responsabilidad de todo; de hecho, su marido, sus hijos, su jefe y su padre siempre habían buscado fuerza moral en ella. Luego, su fuerza se desvaneció y contrajo cáncer…y su inmensa tristeza fluyó en forma de un mar inacabable de lágrimas. Su marido le decía: “No está bien que llores, no deberías llorar”.

Pedí a esta señora que explicase a su marido que tenía un lago de tristeza en su interior, y que si él la dejaba llorar sin reprochárselo, ella se pondría mejor. Él aceptó; la mujer lloró durante tres semanas y luego dejó de llorar.

Cuando la tristeza, el cansancio o cualquier otra emoción natural es reprimida durante largo tiempo, crea un caos en la mente, el alma y el cuerpo de una persona. Muchos hombres no pueden aceptar estas manifestaciones naturales de sus compañeras. (Aunque a ellos les parece natural expresar libremente su agotamiento, su desencanto o sus ansias, buscando el consuelo y la comprensión de sus esposas.) En palabras de un escritor francés: “No hay mayor contraste con la imagen masculina de confianza en uno mismo, racionalidad y control, que su dependencia mohína, obtusa y, a menudo, prácticamente absoluta de sus esposas a la hora de articular y afrontar sus propios sentimientos de infelicidad, y su propia insensibilidad, miedo y pasividad a la hora de ayudar a sus esposas a afrontarlos”. Hay que subrayar que estas palabras las escribió un hombre.

A menudo, a las mujeres no se les permite expresar su tristeza (por así decir, ¡una mujer triste no es una buena compañera!), cansancio o decepción; entonces ellas reprimen se expresión, pero estas emociones naturales suelen reaparecer bajo distintas fachadas: ira o un silencio dolido. También es típico que los hombres no se permitan expresar su tristeza llorando o mostando un gesto de pena: ¡entonces tienen que volverse irritables, furiosos o incluso violentos!.

Apenas hemos aprendido a hacer caso de leyes tan sutiles como la reciprocidad, aaunque a todos nos gusta el juego limpio y la justicia, tanto en nuestros propios asuntos como en las leyes de la sociedad

En diversos países occidentales, los tribunales han sentenciado recientmente-y por primera vez en la historia- que una mujer no debe ser obligada a mantener relaciones sexuales contra su voluntad, aunque esté casada. Éste es un gran paso adelante hacia la ley de la reciprocidad para ambos sexos.

En la sexología moderna, cuando la relación sexual de una pareja se ha interrumpido a causa de algún síntoma que exprese sufrimiento (impotencia del hombre o frigidez de la mujer, o la ausencia de la necesidad normal de actividad sexual), el tratamiento comienza enseñándoles a descubrir las necesidades corporales del otro mediante las caricias. El hombre y la mujer tienen que descubrirlo y ayudar a su pareja a tomar conciencia de sus necesidades. Ésta es una buena manera de medir la capacidad de la pareja de aprender la ley de la reciprocidad, además de aprender lo que es la ternura en un sentido físico.

Dra. Agnes Ghaznavi –

Cualidades y actitudes necesarias en una relación de igualdad

rositas.jpg
En una relación de igualdad, la amistad, el respeto y la estima son los aspectos más valorados. Son las cualidades que ponen los cimientos del verdadero amor, en oposición al simple enamoramiento.

A través de estas cualidades, la pareja no queda atrapada en una relación romántica que, necesariamente, conducirá a la desilusión, la decepción y la tristeza.

Una pareja, por tanto, mira en la misma dirección, como dijo Saint-Exupéry, y no a los ojos enamorados del otro.Mirar en la misma dirección es necesario e indispensable para que dos personas estén en disposición de hacer frente a la vida con la intención de dominar sus peligros, dificultades y momentos duros, con la voluntad de superar el sufrimiento que acompaña a la vida.

Por consiguiente, en una relación de igualdad es importante tener ciertos ámbitos de interés, preocupaciones y actividades comunes, sea en la comunidad, en la familia, en el vecindario, en el arte, en la ciencia o en cualquier otra tarea. Sin embargo, en última instancia esto no es suficiente. Los miembros de la pareja deben poner unas bases espirituales firmes. Es la única manera de purificarse a sí mismos y a su relación, y de permitirles superar las pruebas de la vida. En definitiva, la única garantía de una relación es la fe de que Dios la protegerá. ¡Y esta fe tiene que cuidarse día a día!

Hoy en día la palabra “amor” está muy mal utilizada. El abuso de un concepto tan importante lo vacía de significado. Por tanto, en este tiempo de inquietud y dudas generalizadas, vale la pena describir ciertos aspectos del amor, en especial aquellos que son importantes a la hora de construir unas bases duraderas de una relación:

RECIPROCIDAD, RESPETO, AMISTAD, LEALTAD, CASTIDAD, FIDELIDAD, PROXIMIDAD Y LIBERTAD, TERNURA, AFECTO.

Cada día iremos describiendo una de estas cualidades

Agnes Ghaznavi – Psiquiatra

Matrimonio y sexualidad

Trascripción editada de una charla ofrecida por el Dr. Hossain Danesh sobre el matrimonio y la sexualidad el día 13 de abril de 1991 en Springfield, Virginia, los E.E.U.U. El Dr. Danesh es un psiquiatra conocido internacionalmente, que reside en Canadá. Actualmente es director del Centro de Terapia del Matrimonio en Toronto. A través de los últimas décadas de su vida profesional, ha hecho investigaciones extensivas en varias áreas, que incluyen el matrimonio y la familia, psiquiatría intercultural, con énfasis especial sobre los refugiados, inmigrantes y víctimas de la violencia, y también sobre la psicología de la espiritualidad.

Buenas noches… El tema del matrimonio es algo que tomaría mucho tiempo discutir, por tanto, solo voy a compartir algunos pensamientos generales sobre el matrimonio y la sexualidad. El primer proceso que ocurre, y que eventualmente termina en el matrimonio, es un proceso que Dios ha dispuesto en toda la creación. Toda la creación ha sido creada en forma de 2 entidades que se atraen una a otra. En el mundo de la humanidad, por supuesto, son los hombres y mujeres. Y la manera en que son creados los hombres y las mujeres es que por naturaleza se atraen los unos a los otros. Es un proceso natural. Y mediante esa atracción mutua y mediante esta acción de reunirse, un nivel más alto de enlace toma lugar.

Entonces, lo primero que sucede, en cuanto al matrimonio, es que un hombre -un hombre joven, un hombre no tan joven, y una mujer joven, siempre una mujer joven- (risas del auditorio), se conocen, se atraen y dicen que se han enamorado… Se atraen el uno al otro, les gusta cosas del uno al otro, cómo se ve la otra persona, cuan linda es, y toda clase de cosas que suceden al comenzar una relación. Pero la esencia y médula de todo, es que se atraen el uno al otro. De hecho, mucha gente cree que el amor significa una atracción muy fuerte.

Ahora bien, hay otra situación que ocurre en esta etapa: esto es, que no solamente se atraen entre ellos, sino que a través de la relación que tienen con la otra persona, descubren que satisfacen algunas de sus necesidades. Y así la relación llega a ser una atracción y gratificación mutua. Por ejemplo, todos tenemos ciertas necesidades. Tal vez estamos solos, y otra persona entra en nuestra vida y compensa alguno de estos sentimientos de soledad que tenemos. Quizás tenemos miedo, y estando con otra persona disminuye el temor. Quisiéramos que alguien nos dijera que somos maravillosos y estupendos, y alguien aparece y nos dice que somos todas esas cosas. Entonces lo que pasa es que tenemos toda clase de necesidades emocionales, y algunas de ellas, por lo menos, se satisfacen a través de la relación con este otro individuo. Así, cuando 2 personas se juntan, por un lado, se atraen el uno al otro, en otras palabras, se encuentran hermosa y buen mozo, y por otro lado, gratifican algunas de las necesidades que tiene cada uno; cuando esto pasa, entonces la gente dice que se han enamorado.

Y al comienzo, ese amor es ciego a cualquier otra cosa. Todo lo que ellos ven, es que la otra persona es hermosa y que la otra persona satisface sus necesidades. Y los consejos de otros contándoles lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer, por lo general no tiene mucho efecto, por eso, se llama amor romántico, amor ciego, y esa etapa también es romántica porque la mayoría de los asuntos que sienten estas 2 personas la una por la otra son básicamente fantasías: fantasías en el sentido que ellos ven en el amado lo que ellos quieren ver. Ven en la otra persona todas las cosas que ellos desean, esperan y aspiran que estén allí. No hay nada mal en eso, pero eventualmente podría volverse en algo malo si no hacemos nada al respecto pues la gente básicamente enamorada está en una posición de ignorancia el uno del otro.

Ellos han ido casi a todas partes, han buscado, y finalmente han encontrado este individuo que les atrae y que les satisface sus necesidades, y sus sentimientos están correspondidos. Entonces se forma un vínculo muy, muy fuerte. Y puesto que no se conocen a fondo, por tanto lo que piensan el uno del otro, generalmente son sus propios pensamientos y esperanzas. Luego en esta etapa, generalmente comienzan a pensar en el matrimonio. Y no muy infrecuentemente se casan. Y gradualmente, otra cosa sucede, descubren que esta magnífica persona, con todas las cualidades magníficas que tiene, también tiene algunos hábitos y peculiaridades que no le gustan (risitas). Y se sorprenden enormemente (risas) de que la otra persona no es perfecta. Y esta imperfección se manifiesta en toda forma: la forma en como se lava las manos, o mastica, o cepilla sus dientes (risitas) o lo que sea, falta algo, y comienzan a descubrir que la otra persona no es como imaginaron. Porque después de todo, no se conocieron. Imaginaron que la otra persona sería así o asa. Todos tenemos una idea de como sería el esposo o esposa ideal. Y cuando vemos a alguien, y nos sentimos atraídos, y esta satisface algunas de nuestras necesidades, entonces decidimos que esa persona es exactamente todas las cosas que queremos. Pero luego nos sorprendemos de que la otra persona no es lo que queremos. Hay algo más que sucede en este proceso. Quizás no es que solamente mengua la atracción entre estos 2 y que ellos se acostumbran el uno al otro- ya saben, “el tipo éste o la mujer ésta”, y ya no estamos tan atraídos el uno por el otro- sino que además las necesidades comienzan a cambiar. Por ejemplo, al comenzar la relación, no infrecuentemente en muchas culturas, las circunstancias son tales que las mujeres por lo general necesitan de alguien que las pueda proteger y los hombres, alguien que los pueda adorar (risas). ¿No es así? Bueno, entonces comienza este asunto: te cuidaré, tú eres una muñeca, te pondré ahí arriba, te desempolvaré, te cuidaré- este es el hombre hablando a la mujer- siempre que me adores y hagas lo que yo quiero. Y así la mujer tiene que ser esclava y adorar al magnífico marido (risitas); y el marido es el tipo poderoso que sale al mundo peligroso y trae toda la protección. Bueno, así fue el estilo antiguo de los matrimonios que aún existe muchísimo en este mundo. Pero el estilo moderno, es que la esposa diga: “ahora yo quiero que tú me sirvas y adores”, y comienzan el juego de un lado al otro: tú no me estás adorando y sirviendo bastante. Y una lucha por el poder empieza a ocurrir. Y todas esas fantásticas aspiraciones y sueños que estaban al comienzo de la relación y el matrimonio, todos uno por uno, empiezan a cambiar o quebrarse. Y la pareja comienza a preguntarse: ¿qué estoy haciendo en esta relación? ¿Qué hay en ella para mí? ¿Qué quiere él? ¿Por qué ella es así?…

Pero más importante aún, otro proceso ocurre. Y este próximo proceso, es que la esposa y el marido comienzan a involucrarse más y más en sus propias respectivas áreas de interés, que el uno por el otro. Al iniciar el matrimonio, el marido y la esposa piensan en el otro la mayoría del tiempo, aún cuando están en el trabajo, el hogar o donde sea. Pero cuando esa etapa termina, comienzan a pensar más y más en sí mismos. Comienzan a pensar en sus trabajos. Si tienen hijos se ocupan de ellos: frecuentemente uno más que el otro. Se preocupan del hogar y la decoración y el ahorro y el crecimiento del negocio, o lo que sea. El hombre y la fama, etc… y se vuelven más y más ocupados consigo mismos. Y más alejados uno del otro. Cierto sentido del remordimiento surge y un sentido de pérdida se manifiesta. Ellos comienzan a resentirse por lo que está sucediendo. Comienzan a pensar si habrían tomado la decisión correcta o no. Comienzan a preguntare si esto es como quieren ser, y comienzan a pensar en la imagen linda y romántica de antes. ¿No sería lindo regresar de vuelta a esa imagen romántica? Si el comienzo fue malo, no lo querrán (risitas), pero si fue bueno, querrán volver a éste.

Y es durante esta etapa-que es la segunda etapa del matrimonio (generalmente pasa por 3 etapas)- cuando existe el peligro del derrumbamiento del matrimonio, de involucramientos fuera del matrimonio, de enormes discusiones y peleas y desacuerdos. Yo diría que más o menos el 80% de los matrimonios que se deterioran, lo hacen en esta segunda etapa. Cuando ellos permiten que suceda, lo que hacen es comenzar una nueva relación con otra persona. Entran en la etapa romántica y están ciegos de nuevo y pronto, el proceso de la segunda etapa comienza y entran en el mismo proceso de antes. Porque no hay cómo escapar de esta dinámica y de esta evolución del matrimonio. ¿Por qué es así?. Porque el matrimonio no es un contrato, al contrario de lo que piensa mucha gente. El matrimonio no es un contrato. Más bien es, como lo define ‘Abdu’l-Bahá, una unión es un fenómeno que junta 2 entidades vivientes y crea una tercera entidad que tiene ya una vida propia. Déjenme darles un ejemplo de una unión: en la matriz, antes que el espermatozoide y el óvulo se junten, tienen una vida propia de unas cuantas horas. Pero cuando se juntan para crear la vida de un nuevo huevo fertilizado –en otras palabras, cuando tienen una unión- entonces comienza la vida de un ser humano. Todos nosotros somos el resultado de esa unión. Y como ven, esta unión crea algo nuevo que es mucho más grande y muy diferente al espermatozoide o el óvulo. Es un ser con su propia identidad; tiene una vida que es propia. De esta manera cuando toma lugar un matrimonio, nosotros, como dice ‘Abdu’l-Bahá, nos juntamos y creamos una condición de unión. Lo que significa es que creamos una nueva entidad, un nuevo organismo. Este nuevo organismo es el matrimonio. Y este organismo –este matrimonio- tiene que crecer, tiene que madurar como cualquier otro organismo.
En un nivel es como un niño. En otro nivel es como un adolescente. Y en otro nivel es como un adulto. Por tanto, al comenzar un matrimonio, de las 3 entidades –osea, la esposa, el marido y el matrimonio- aquella que necesita más protección es el matrimonio. En esencia, el matrimonio es el primer bebé de la pareja, y el segundo bebé es el primer hijo. Así que el primer bebé al que damos a luz es el matrimonio. Y al comienzo, este matrimonio es muy frágil. Necesita atención, nutrición y cuidado. Requiere ayuda para poder crecer, para poder fortalecerse. Tiene que pasar a la próxima etapa, que es la etapa de la adolescencia, en que habrá rebeldía y lucha y discusión del poder, como cualquier hijo que lo hace con sus padres. Y luego alcanza a la próxima etapa, que es la etapa de la madurez. Y otra clase de relación ocurre.
Bien, puesto que la gente no comprende este fenómeno, tan pronto se casan, esperan que el matrimonio recién nacido cuidará de todas las necesidades de ellos. Y este matrimonio bebé pequeño no lo puede hacer. No puede. Y se derrumba bajo el estrés y la presión que le han impuesto. Por tanto, ese es el primer asunto que debemos de entender bien sobre el matrimonio: que el matrimonio no es solo un contrato; es una unión que crea una nueva vida, un nuevo ser vivo, un nuevo organismo viviente. Ahora bien, puesto que el matrimonio es una unión, debe por tanto tener una cualidad especial –una característica especial- ésta de la que carece la mayoría de los matrimonios que veo, no solamente en el ambiente clínico, sino en general en la población. La mayoría de la gente no tiene noción alguna sobre lo que debería ser la característica fundamental de un matrimonio. Piensan que el matrimonio son 2 individuos que se aman. Y por ‘amarse’, quieren decir que 2 personas están mutuamente atraídas, huelen bien uno al otro, tienen ‘buenas’ vibraciones entre sí y satisfacen mutuamente sus necesidades, y lloran en el hombro del otro, y se ríen juntos, y ellos piensan que eso es el amor. Y en consecuencia, el elemento fundamental que hace posible una unión no toma lugar. ¿Pero cual es éste? Éste por supuesto, es la unidad.

La mayoría de los matrimonios no crean condiciones para la unidad. La mayoría de los matrimonios no crearán las condiciones para la unidad porque la gente no comprende lo que significa la unidad. ‘Abdu’l-Bahá dice en una de sus oraciones sobre el matrimonio: “¡Gloria sea a Ti, oh mi Dios¡ Verdaderamente, este tu siervo y esta tu sierva se han reunido bajo la sombra de tu misericordia y están unidos por tu favor y generosidad.” La primera cosa en el matrimonio es la unidad. Ahora bien, ¿qué significa unidad? Pues, unidad no significa que el marido y la esposa estarán de acuerdo en todo el tiempo. Unidad no significa que pensaran igual. Quizás pensarán igual, quizás no. Unidad no significa que tendrán los mismos apetitos, o la misma orientación, o el mismo impulso sexual, o los mismos niveles de comodidad o incomodidad. Todos éstos son como el baño sobre la torta, pero no son elementos de unidad.

El primer y principal elemento que crea la unidad es que la relación tiene que ser justa. Tiene que haber justicia
en la relación. Un matrimonio basado en la unidad, es un matrimonio en el que existe la justicia. Ahora, ¿qué significa la justicia en el matrimonio? Significa que el esposo y la esposa deben tener las mismas oportunidades para el desarrollo, para el crecimiento, para el mejoramiento. Para poder evolucionar, deben tener las mismas oportunidades. Esta es la primera parte del asunto. Si queremos poder crear la condición de unidad, debemos crearla en una casa en la cual la mujer y el hombre sientan que se están tratando el uno al otro con justicia.

Lo que necesitamos es alguien que nos anime. Puesto que tenemos tantas cosas que debemos cambiar, cosas que no nos gustan en nosotros mismos, sería hermoso de veras si alguien dijera: amado mío, tú eres magnífico por esto y por esto otro. Nos daría ánimo para actuar sobre nuestro proceso de transformación. Verán, el acto de animar es un proceso en el cual usted da aliento a otro ser humano, a fin de que aquella persona tenga el coraje de cambiar. Entonces, para tener el coraje para cambiar uno mismo necesita aliento. Y si se necesita aliento, solo es posible tenerlo cuando alguien más nos lo da. Para poder animar, también requerimos coraje. La mayoría de la gente no anima a otros porque no tiene el coraje para hacerlo. Pensamos que al decir que ellos son maravillosos, yo no soy maravilloso, o si decimos a otras personas que ellos son buena gente, pensamos que estamos diciendo que nosotros no somos tan buena gente. Siempre es más fácil contar todos los problemas malos de otra persona que sus buenas cualidades. Requiere coraje trascender sobre uno mismo y enfocarse en las cualidades de otra persona sin ser hipócrita, sino de verdad sincero.
Estos son pues los procesos involucrados. Estamos intentando establecer la unidad. Por tanto para establecer unidad, se requiere justicia. Y una de las dimensiones de la justicia es que en una relación justa todos tienen que tener la oportunidad para desarrollar y crecer. Y puesto que todos tienen que desarrollar y crecer, necesitan estimulo, pues el ánimo es el alimento del crecimiento. Sin el aliento, no crecemos. Si la planta ha de crecer, necesita comida. Aquí el alimento de crecimiento el individuo es el estimulo. Tratemos entonces de crear la condición de justicia. Pero la vigilancia para que haya justicia no es tan fácil, porque hay un requisito previo a la justicia, este requisito es la unidad. Bahá´u´lláh dice que el propósito de la justicia es la aparición de la unidad. Bien, pero cual es el requisito previo a la justicia? El requisito previo a la justicia es el de crear una condición de igualdad. Tenemos que crear un matrimonio de iguales.

La humanidad jamás ha tenido un matrimonio de iguales. Los matrimonios hasta ahora han sido matrimonios de personas que no son iguales. Las mujeres, por lo general, han estado en un nivel inferior en la escala de igualdad. La historia de la humanidad ha sido la historia del abuso del poder de los hombres, y este abuso de poder ha sucedido en todo nivel, y más consistentemente al nivel del matrimonio. Los hombres tienen que afrontar esta realidad. No importa si ellos proceden de tal o cual origen, si son de origen persa, norteamericanos, sudamericanos o japoneses o lo que sea, queda el hecho de que las mujeres y los hombres no se han relacionado el uno con el otro a través de la historia desde una posición de iguales. El hecho es que los hombres continúan manejando el poder, abusando del poder para controlar. Y queda el hecho que debido a esto las relaciones no son de iguales. Y si la relación no es igual entonces la relación no será justa y si la relación no es justa entonces la relación no será unida. Y si no ha ocurrido una unión, en realidad no existe un matrimonio, de todos modos no hay otra salida.

Ahora bien como vamos a crear la condición de igualdad? ¿Existe un requisito previo para ello? Pues sí, existe uno. Primero que todo, debemos volvernos menos egoístas y más dirigidos hacia las necesidades de la otra persona. La gente es egoísta. Vivimos en una sociedad que nos dice: “cuide del número uno” y número uno significa el YO. Vivimos en una sociedad que fomenta el individualismo. Vivimos en una sociedad que fomenta el egoísmo, la indulgencia. Criamos a nuestros hijos para ser mimados y egoístas y para que piensen en sí mismos y sólo en sí mismos. Y por tanto como podrían ellos pensar en igualdad? No lo harán. He aquí entonces el panorama de este proceso: cuando hablando sobre el amor en una relación, estamos hablando sobre condiciones que empiezan siendo menos egoístas, traduciéndose en hábitos de igualdad, traduciéndose en la práctica de justicia, traduciéndose en la creación de unidad que nos permitirán crear un matrimonio pacifico. Este es todo un proceso.

Hasta el presente, esto en realidad no ha sido posible. Los matrimonios del pasado han sido un tipo diferente de matrimonios –algunos buenos, otros malos- pero, por lo general, matrimonios característicos de las etapas de la adolescencia y niñez del desarrollo de la humanidad. Hoy es la etapa de la madurez de la humanidad. Estamos en la última etapa de la adolescencia, y en la Dispensación de Bahá’u’lláh, toda la humanidad tendrá que elevarse al nivel de adulto (de madurez). Todo va a cambiar, incluyendo las historias de amor. Y las relaciones de amor van a cambiar. Vamos a tener otra clase de relaciones de amor. Pensemos en algunas de las historias tradicionales de amor: Shirín y Farhad. Shirín es princesa. Ahí está sentada; tiene toda clase de sirvientas que le atienden, le dan bebidas, le mantienen fresquita, le ponen polvos y toda clase de cosméticos. Ahí está ella sentada en toda su hermosura gloriosa. Y Farhad es un cantero, un tipo alto, delgado y pobre. Un día Farhad contempla la belleza de Shirín y cae enamorado. Cae bien profundo (risitas). Solo puede pensar en Shirín, no puede beber sin pensar en Shirín, no puede dormir sin pensar en Shirín. Por fin, lo único que él puede hacer es ir a ver al rey, un gran rey –todos los reyes de Irán eran grandes (risitas)- y él le dice: oh gran rey, me he enamorado de Shirín. Quiero casarme con ella. Y el rey, siendo grande, dice: no hay problema. Quieres casarte con Shirín. Perfecto. Lo único que tienes que hacer es mover esta montaña de aquí para allá. No es muy lejos, pero no obstante tienes que moverla (risitas). Farhad, siendo joven, …y estúpido… (risas), se embarca en cortar a pedazos la montaña, moviéndola por pedazos de aquí hasta allá, y todavía lo está haciendo (risas). Mientras tanto, Shirín ha tenido la diversión de su vida. Es un amor unidireccional. Uno da, uno recibe. Shirín ahí sentada, tiene que recibir. Farhad tiene que dar. Este es un tipo de historia infantil. Es un desarrollo antiguo de la relación de amor, en que uno da y el otro recibe. En el contexto de padre o madre y un niño, está bien. En el contexto de marido y esposa, no debe durar por mucho tiempo.

Luego vamos a la próxima etapa, que es el equivalente a la etapa adolescente. Ésta es la etapa de todo o nada. Tú me amas, y tú me amas por sobretodo, y no amas a nadie más. Yo te quiero, y te quiero por sobretodo, y aún más que eso, y a nadie más. ¿Bien? Así se relacionan. Así fueron Romeo y Julieta. Piensen en Romeo y Julieta. Se aman. Se enamoran, se miran y piensan, “¡caramba, qué magnífica es ella, qué bello es él…” De este modo se enamoran y luego tienen que probar quién ama más a quién. Porque los adolescentes tienen que probarse; oh, yo te amo más a ti que tú a mi. Te doy más, tú das más, y así van probándose, hasta que en el proceso llegan al extremo y ¡los pobres diablos mueren en el intento¡ Se matan para probar que se aman. ¿Por qué? Porque están en un estado de competencia. O se está en un estado de recibir y dar, o se está en un estado de competencia.

El amor de iguales es otra clase de relación de amor. Esta historia tiene que ser escrita por la nueva generación de bahá’ís. No tenemos una historia de amor de iguales. La literatura del mundo, no escribe historias de amor sobre las relaciones de iguales. Nosotros tenemos que escribirlas. Esta es la primera vez en la historia de la humanidad, que Dios viene a la humanidad y dice “Ámame para que yo te ame. Si tú no me amas, mi amor jamás llegará a ti”. Con esto, Dios está diciendo a la humanidad: maduren. Esta es la edad de la madurez, hay que poner a un lado los modos antiguos, los modos infantiles, los modos adolescentes de mirar al amor, hoy en tu relación con Dios, tienes que amar al nivel de un ser maduro. Es un honor que Dios ha otorgado a esta generación. Y la gente joven de esta generación, y la gente no tan joven de esta generación, tienen que comenzar a escribir historias de amor sobre las relaciones de iguales. ¿Cómo las escriben?, pues creándolas. Viviéndolas, ya que es un proceso diferente que ahora ocurrirá. Es en este contexto que podemos comprender mejor los problemas sexuales que existen en el matrimonio. Veamos, el sexo es una dimensión de la atracción que sucede entre hombres y mujeres. De hecho, es una fuerza de atracción muy poderosa. Si 2 individuos tienen que atraerse, se atraen de muchas maneras. De un modo físico, de un modo sexual, en una manera ideológica, en maneras emocionales. Estas son maneras diferentes en que la gente se atrae. Entonces el sexo, por supuesto, es muy importante en este proceso, porque es así como la gente se atrae y es una dimensión muy esencial de la relación, porque permite la continuación de la raza humana. Y más importante aún, nos permite, como Bahá’u’lláh dijo, traer a este mundo a aquellos quienes recordarán a Dios, quienes crearán una nueva civilización de progreso continuo, y contribuirán a ella. Como se ve, pues, tiene un resultado. Cualquier unión tiene que tener resultados. Y la unión del espermatozoide y el óvulo es el niño que viene a este mundo. La unión del matrimonio es para traer a un niño a este mundo. De éste modo, no solamente se crea unión entre marido y esposa, y como resultado se tiene el matrimonio, sino que también a través de este matrimonio se crea la familia.

Ahora bien, las actitudes hacia el sexo en diferentes culturas, en diferentes religiones, han sido básicamente en proporción a la niñez o la adolescencia. El entendimiento de la gente sobre la sexualidad está mezclado con bastante ignorancia, bastante falta de conocimiento sobre el sexo, bastante fantasía, o bastante timidez. La gente no sabe de lo que se trata; no sabe hablar sobre el tema. Por ejemplo, en familias persas, diría en general, que existe una ignorancia total sobre la sexualidad. Nadie habla sobre ella. Uno escucha: ésta es un área prohibida para hablar. No obstante, la gente piensa en ella (risitas). La gente la siente y por tanto prosigue a tientas. En el Cristianismo se acerca el tema así: el sexo es malo; por lo tanto, no piensen en ello. Bien, pero si digo a un número de personas en este cuarto, por favor, no piensen en el sexo (risitas), piensen en cualquier otra cosa, pero en sexo no, ¿qué piensan que harían ustedes? (risas). Hace unos instantes, no estaban pensando en eso, pero ahora…(risas), ¡sí señor, están pensando en eso¡ ¿bien?, eso es exactamente lo que sucede en el Cristianismo y en muchas familias persas, o familias musulmanas,… Esto es lo que decimos a los jóvenes, quienes están llenos de hormonas y todo el impulso de la sexualidad, les decimos: ¡no piensen en sexo¡ (risas). Los demás están mintiendo: vayan a tomar baños fríos (risitas). Ésta es la clase de remedios que recibe la juventud. Y si esto no funciona, entonces intentamos asustarlos. Pues ya saben, si llegan al sexo, se contagiarán la sífilis, el SIDA, o, o, o…toda clase de cosas: como la masturbación, sobre la sexualidad. Tratamos de controlar a la gente, mantenerla en una condición mediante el proceso del miedo, o tratamos que no piensen en ello. Nos acercamos a todo el proceso desde una perspectiva negativa.

Entonces, cuando ninguno de estos funciona, llamamos a la ira de Dios. Decimos que Dios les ha dicho que no lo hagan, por tanto, no lo deben hacer. Si? Pero eso no funciona tampoco. Lo único que hace que es que la gente crezca con miedo sobre el sexo, o ignorante sobre el sexo, o avergonzada sobre el sexo, o enojada sobre el sexo, o todo esto en conjunto. Y eso es lo que pasa. La gente no sabe lo que es la sexualidad. Entonces, la sexualidad pierde su contacto con la sensualidad, con la belleza, con la gratificación que la acompaña, con cualquier otra dimensión de desarrollo humano que en verdad debería ser magnifica y tendría que dar a uno un sentido de realización.

Déjenme darles un ejemplo, un paralelo para que podamos ver como funciona y ver que clase de problema tenemos en la sociedad. El sexo es uno de los apetitos biológicos. El hambre es otro apetito biológico. El hambre es más importante que el sexo, porque si uno tuviera hambre y no comiera, muere. Pero si uno tuviera ganas de tener sexo y no tuviera sexo no va a morir ( risitas). Bueno, sabemos por lo menos esto de los apetitos (risas). Entonces, el hambre es más importante que el sexo. La comida es más importante que el sexo, en ese sentido. ¿Y cuáles podrían ser los modos de comer? Algunas personas comen rápidamente. Otras comen lentamente. Algunas personas comen “comida basura” (risas). Otros comen comida a lo “gourmet”. Algunas personas comen demasiado y después se sienten mal. Otras comen demasiado poco y siguen teniendo hambre. La mayoría de las personas no tienen la disciplina necesaria para crear un hábito sano de comer. No lo tienen. Algunas personas comparten su comida con otras, junto con sus gérmenes, enfermedades, resfriados y todo lo que tienen (risitas). Algunas personas le quitan la comida a otros (risas). Piensen ustedes todo lo que hacemos con la comida. Todo tiene paralelos con el sexo. Eso es lo que hacemos. Así es el apetito, así es como procedemos. ¿No es cierto? Algunas personas piensan que si no comen, perderían el control total. Pero sabemos, por ejemplo, que en una vida perfecta tiene que haber disciplina. Tiene que haber un proceso. Hay un tiempo. No se puede dar un asado a un infante de 2 meses. Simplemente no lo puede hacer. ¡Mataría uno al bebé! El sexo prematuro daña en la misma manera que la comida equivocada en el momento equivocado. La dimensión equivocada de la sexualidad en el momento equivocado, daña. Y el sexo no es solo tener coito: es toda una variedad de cosas.

Para comenzar, algunos aspectos de éste son perfectamente aceptables: el valor que las personas muestran una a otra; el cuidado que muestran; el afecto que muestran; la amistad con que inician la relación. Estos son la miel y la leche de toda niñez. Son perfectamente aceptables. Entonces el sexo no es solo el resultado final de tener coito, porque esta es la imagen que creamos, que eso es lo fundamental, y es por eso que cuando la mayoría de la gente tiene coito, se siente desilusionada. O es doloroso o es desagradable, o es demasiado corto, o demasiado largo, o es demasiado esto, o lo otro. La mayoría de la gente se desilusiona porque su acercamiento a este es tan indisciplinado, tan desconsiderado, tan callado y tan dejado en el estado de ignorancia. Se acercan al tema con una falta total de sofisticación. He aquí lo que hemos creado –y nuestros hijos se están criando en una sociedad que cree en la gratificación instantánea, el sexo es instantáneo, todo lo que hay en la sociedad tiene que ser instantáneo. Y así la alegría de ello se desvanece. El proceso de la relación sexual en los seres humanos es el proceso del descubrimiento: de la belleza en cada uno. Esta es una de sus dimensiones. Es el proceso del descubrimiento de autocontrol en uno mismo.
Nuevamente, comparemos con la comida. ¿Recuerdan Uds. aquellas ocasiones en que se dan el lujo de sentarse en la mesa, a comer lentamente, a saborear todo lo que comen, y tener la mejor cena gourmet posible, y gozar de cada instante? ¿Sí? Pues para descubrir la belleza de esos, tienen que actuar deliberadamente, tienen que ser considerados, tienen que estar con el ánimo correcto, tienen que estar en el estado correcto de unidad; con la gente con quienes comen ustedes, la condición de unidad debe existir. Y entonces, esa cena se vuelve memorable. A la sexualidad, debe uno acercarse en esa manera. Es muy diferente cuando comen así que cuando van deprisa para agarrar una hamburguesa y engullirla. Ése es un proceso muy diferente. Entonces todo el acercamiento que tenemos aquí sobre el tema de la sexualidad tiene que estar, por ejemplo, relacionado con el conocimiento sobre la sexualidad. Aquí quiero usar otra analogía sobre alimentos, estaba leyendo hoy en el diario ‘The Washington Post’ que el gobierno estadounidense ha decidido cambiar el modelo de la buena dieta para el pueblo norteamericano. Se habían equivocado todos estos años. Malas noticias (risitas). Lo que todos estos años les han estado diciendo que era una dieta buena, resulta ser una dieta mala. ¿Y saben Uds. cuál es la característica de la dieta mala? Es que Uds. comen demasiado de lo que no necesitan. Y demasiado poco de aquellas cosas que sí necesitan. Esta es la misma actitud hacia la sexualidad en esta sociedad. Prestamos más atención al acto final del coito entre hombres y mujeres que a enfocar en aquellos elementos que entran en una relación sexual. Una relación sexual es un proceso del descubrir la belleza de la otra persona, primero. Tiene que comenzar con el estimulo mutuo. Tiene que comenzar con la cualidad de que uno no piensa en sí mismo, sino en la otra persona. Tiene que comenzar con ser considerado con la otra persona. Tiene que comenzar con la condición cuando se va creando la atmósfera de comodidad, seguridad, tranquilidad y confianza el uno en el otro. Hay que poner todas estas cualidades para que funcione el proceso. No se puede simplemente ejecutarlo de prisa con la sola idea de descubrir la belleza.

La segunda cosa que se quiere lograr es la de la disciplina: porque cualquier actividad humana es exitosa si está combinada con disciplina. Déjenme desarrollar esto. Es muy importante. Cada actividad humana es exitosa si la hacen desde la posición de iluminación y el conocimiento –o sea, que se sabe lo que hace- si la hacen con sentimientos positivos de amor y estímulo, y si la hacen con autodisciplina… y moderación. Cada actividad humana requiere estas 3 características. No hay nada en esta vida con la cual no debamos involucrarnos con conocimiento amor y disciplina. ¿Cuál es el acto fundamental de un ser humano? Nosotros, los seres humanos hemos sido creados a la imagen y semejanza de Dios, ¿no es así? Ahora bien, la cualidad o atributo de Dios es que Él es el Creador. Él crea. Y Él nos creó a Su misma imagen. Por tanto, nosotros somos creadores. Constantemente creamos. Creamos familias, sillas, aviones… Creamos todo lo que hay en este universo. Nosotros creamos aquellas cosas que creamos. Porque somos creados a la imagen y semejanza de Dios. Bien, el acto del amor en la sexualidad y el matrimonio, tiene que ser creativo. Y para que una cosa sea creativa, tiene que ser disciplinada. Aquella gente que pinta, por ejemplo, o hace música, o baila, lo sabe. Una de las cosas que necesitan necesariamente si van a ser creativos, es la disciplina. Y una vez que crean esta disciplina, dentro de los límites de la disciplina tienen que ser libres. Y esa es la relación entre el hombre y la mujer. Por ejemplo, antes del matrimonio, la disciplina –el límite para la creatividad- es la castidad. Dentro del límite de la castidad, entonces, el hombre y la mujer, pueden relacionarse como jamás lo han podido hacer antes. Porque uno de los dones de Bahá’u’lláh sobre la castidad, es la aclaración que hasta ahora en la historia, que hasta ahora hombres y mujeres no se han conocido aún. ¿Por qué? Porque en el momento en que uno se acerca al otro, comienza a pensar en el sexo. Y comienzan a pensar, ¿cómo puedo tenerlo a él o ella? O ¿cómo puedo escaparme de él o de ella? (risitas) Esto se aplica desde el comienzo. Y tan pronto que esto ocurre, estas dos personas no van a poder conocerse. No van a ser totalmente honestos el uno con el otro. No van a confiar el uno en el otro. Pero cuando saben que van a tener una relación disciplinada, mediante la norma de la castidad, entonces, una pareja podrá conocerse, podrá acercarse, podrá expresar sus pensamientos íntimos, podrá compartir sus sentimientos, pensamientos y aspiraciones, podrá compartir y decir lo que le gusta y lo que no le gusta, lo que le atemoriza y lo que no. Así una pareja llega a conocerse. Entonces es en aquel proceso, cuando una persona que elige, lo hace con los ojos abiertos en vez de los ojos cerrados.

La otra disciplina sobre el sexo radica en el contexto del matrimonio, en que uno tiene que ser total y completamente veraz con su cónyuge. Y no estar envuelto en romances extramaritales. ¿Qué significa esto? Nuevamente, uno mismo provee las estructuras. Y dentro de esos marcos hay que tener libertad. Si no se tiene libertad, todo el asunto se derrumba. Existen entonces dos marcos de referencia que Bahá’u’lláh da, que nos permiten sentir libertad para la creatividad dentro de límites que son necesarios, porque es imposible crear sin disciplina. No es asunto de castigo, o de Bahá’u’lláh diciendo, “Yo no quiero que disfruten Uds., o vamos a darles un mal rato a Uds. Jóvenes”. Éste no es el asunto. El asunto es que Dios tiene que crear las condiciones en las cuales Uds. puedan volverse lo más creativos posible. Y de todas las cosas que creamos, la más importante, la más magnífica, la de mayor alcance, es nuestra vida. Y es a través de límites y de disciplina. Uno de ellos es la castidad, o fidelidad, antes del matrimonio y después del matrimonio. Otro es la oración diaria. Otro es el ayuno. Otro es el no murmurar. Otro es servir a la humanidad. Otro es la búsqueda del conocimiento y las artes. Y así sucesivamente. Estos llegan a ser las armaduras o bases dentro de los cuales creamos nuestra personalidad, manera de vivir, lo que somos, la clase de matrimonios que tenemos, la clase de familias que tenemos, la clase de sociedad que tenemos, la clase de civilización que creamos. Entonces llegamos a ser creadores.

Publicado en Matrimonio, Sexualidad. Comentarios desactivados en Matrimonio y sexualidad