La comunicación como modelo para el cuerpo y la mente

 

patos

” La consulta familiar recurriendo a un diálogo completo y franco y animados por la certeza de la necesidad de obrar con moderación y equilibrio, puede ser la panacea para los conflictos familiares”.  C.U.J.

La comunicación como modelo para el cuerpo y la mente

Muchas personas creen que la sexualidad humana sigue modelos animales.

Apenas comprenden que un ser humano es -o debería ser – una criatura en la que los valores , y las elaboraciones de la mente y las emociones, prevalecen sobre la programación primitiva de los instintos animales. Si hubiesen estudiado la historia de la evolución de nuestro cerebro y hubieran comprendido su inmenso potencial y sus poderes superiores, demasiado a menudo infrautilizados, reconocerían con los científicos y sexólogos modernos que el ser humano, incluso en su actividad sexual, se compone sólo en un grado menor de lo que podemos llamar instinto o “pulsión”, y en mucha mayor medida está guiado por operaciones mentales tales como educación, los valores, la tradición, la cultura, los tabúes, el deseo de oponerse, de destruir, de amar y de apreciar.

La comunicación, en un sentido amplio de la palabra, no es sólo una operación verbal, sino que usa muchos otros medios más efectivos. El lenguaje corporal es uno de los métodos de comunicación universalmente entendidos…¡siempre y cuando los signos y los gestos se interpreten de la misma manera!.

Hoy en día, cada vez más personas de los países llamados civilizados han llegado a valorar la comunicación verbal sólo con un interés relativo: ¡suele desconfiarse de ella, sobre todo entre los jóvenes!.

En muchas culturas no occidentales, los enunciados verbales se valoran respeto al trasfondo de otros instrumentos tales como el gesto, la mímica o el silencio. Además, las personas todavía dotadas de la sensibilidad, la intuición y la sabiduría de la experiencia y la tradición que surgen de una filosofía de la vida imbuida de un sentimiento religioso, evaluarán la comunicación verbal respeto a este trasfondo más amplio y conseguirán una comunicación más completa que quienes sólo dependen de las palabras.

Las ciencias sistémicas modernas han enunciado la máxima de que los seres humanos no pueden evitar comunicarse: ¡aunque esté en silencio, un ser humano está comunicándose todo el tiempo! Como he descubierto, un terapeuta sentado frente a un cliente puede comunicarse a través de una mímica sensitiva indicando que está siguiendo lo que dice el cliente con comprensión y sentimiento, ¡o bien lo está desaprobando! (…)

En la actividad sexual, un ser humano debe utilizar muchos de sus modos de comunicación para transmitir mensajes complejos a su pareja. En la vida sexual, un ser humano utiliza su cuerpo de maneras diferentes, integrando modalidades de acción y percepción automáticas, semiautomáticas y conscientes. No sólo son los deseos y las decisiones individuales los que salen a la luz, sino también patrones culturales transmitidos a través de las épocas y las generaciones. La sabiduría familiar, los tabúes de varias generaciones, las percepciones vinculadas, por ejemplo, a la influencia de los medios de comunicación o a un intenso intercambio con los amigos, los padres, la autoridad o las normas culturales…Todos estos modos y conceptos diversificados (y generalmente insconcientes, o vagamente semiconscientes) forman una especie de fondo de las formas de expresión sexual del individuo. La persona puede estar armonizada, o en rebelión, o totalmente inhibida por las modalidades transmitidas a través de la tradición o la educación, el ejemplo o los medios de comunicación.

La esencia de toda esta cuestión es que la sexualidad es la expresión de la elección de un individuo en el contexto de algo mucho mayor. Los mensajes inconscientes de la tradición y la educación tienen un gran impacto. Ninguno es mayor que la imagen totalmente confusa que la mayoría de la gente tiene del aspecto ético y moral que subyace en todas las actividades humanas, y que nace en gran medida de la religión y la cultura. En una época de desintegración de los valores morales y éticos y de decadencia general, la sexualidad no puede ser algo sencillo para los seres humanos.

Es paradójico que mucha gente desea ser liberal en su actividad sexual, pero se encuentra atrapada entre tabúes o prohibiciones que no puede entender ni aceptar. (…)

Los valores éticos sensatos coherentes con la vida moderna, son la mejor ayuda para los jóvenes. Encuentro a gente joven dotada con un conocimiento superior (comparado con el de sus mayores)   de la necesidad de un sistema moral y ético coherente subyacente a las relaciones sexuales. Están totalmente deseosos de adaptar las situaciones de su vida a ese sistema, ya que esta visión está basada en la realidad, la lógica y la sensatez en todos sus aspectos.

Dra. Agnes Gaznavi , del libro: La sexualidad, relaciones y crecimiento espiritual

Anuncios
Publicado en Blogroll, Comunicación, Noviazgo, Vida Familiar. Comentarios desactivados en La comunicación como modelo para el cuerpo y la mente

Afecto

452504_roses_1.jpg

Entre los variopintos aspectos del amor, el afecto parece ser muy importante a los ojos de Abdu’l-Bahá (quien era la encarnación del afecto por todas las criaturas). …Si el amor en forma de pasión es esa efusiva fuerza vital que parece contener la energía de cambiar y volver a crear relaciones, el afecto puede compararse con el agua corriente de una fuerza distinta: la que sostiene y persevera. Es el tipo cálido del amor, una fuente de dulce calor que no exige nada a cambio.

La pasión parece desear una respuesta: ¿me quieres….o me rechazas? El afecto parece querer contestar. Confía en tí, deposita su fuerza reconfortante y permanece para que lo utilices. Puedes absorberlo y no hacer nada durante días y años, o puedes abrasarte con su calor. También puedes dejar que te sostenga en tus actividades. Puedes responder al mismo con ese mismo calor. Sin embargo, no parece existir ninguna exigencia de que respondas, correspondas o redobles los esfuerzos, o con una lluvia de amor.

Comparado con un torrente que mana de las rocas con chorros de pasión, el afecto es la fase siguiente, en la que las aguas se deslizan bajo la fresca sombra de los árboles, crían pececillos y truchas y chapotean entre los pedruscos en tranquilos remansos. La corriente central es fuerte y mantenida, pero junto a la orilla el agua se adapta al bosque, los rápidos y los bancos de arena.

Si la pasión es una fuerza que conquista y abandona, el afecto aporta una fuerza contínua a ambos miembros de la pareja y todo cuanto crezca a su alrededor.

El afecto está relacionado con cualidades tales como la paciencia: no parece agotar su energía; por el contrario invoca poderes más profundos de la vida, como la paciencia para sostener sin solicitar nada a cambio.

La persona afectuosa, sin ser masoquista ni sentirse frustada o exasperada, parece encontrar una recompensa en el acto de dar en vez de recibir; entre los enamorados parece existir un acuerdo secreto de que se devuelve algo: puede ser como un guiño, un codazo de complicidad, o incluso tres semanas más tarde, cuando ha terminado el período de tensión y es posible volver a las carantoñas.

Cuando una pareja ha dejado atrás el gran ímpetu de la pasión y sale de la fase de rechazo, desesperación, frustación y/o carencia de amor, parecen querer avanzar, de forma natural, hacia el afecto.

El afecto está firmemente unido a la vida. Está basado en la atracción mutua, en una relación segura. Ya no hay forcejeos por ver quién es más fuerte, quién domina y quién se somete. Es un vínculo sólido en el que ambos saben que ya no tiene sentido conquistar ni saquear la ciudadela antes de abandonarla a los elementos de la destrucción, que demasiado a menudo son la cara negativa de la pasión.

Si a veces la pasión puede compararse con el impulso animal en su forma humana, el afecto está claramente en el plano humano. Es cómodo utilizar todo tipo de mensajes como una mirada o un gesto: ¡ no están pensados para conquistar!

El afecto no conoce el abuso: ha alcanzado las altitudes en que el abuso ni se menciona ni se piensa. Cada miembro de la pareja hace su aportación cuando el otro le falta una cualidad o la fuerza de continuar en pos de su visión común. Ambos tejen sus pensamientos y sentimientos, sus visiones e iniciativas, en el mismo tejido.

Dra. Agnes Gaznaví – Psiquiatra

Publicado en Blogroll, Comunicación. Comentarios desactivados en Afecto

La panacea para los conflictos

La panacea para los conflictos

“La consulta familiar, que recurra a un diálogo completo y franco y esté animada por la certeza de la necesidad de actuar con moderación y equilibrio, puede ser la panacea para los conflictos familiares.” La Casa Universal de Justicia

“Callad los defectos de los demás, rogad por ellos y ayudadles con bondad a corregir sus defectos. Ved siempre el lado bueno y no el malo. Si un hombre tiene diez cualidades buenas y una mala, considerad las diez y olvidad esta única; y si un hombre tiene diez cualidades malas y una buena, considerad ésta y olvidad las diez. Que no nos permitamos decir una mala palabra de otro, aun cuando ese otro fuese nuestro enemigo”. ‘Abdu’l-Bahá, Bahá’u’lláh y la Nueva Era, pág. 105

“Resolved todas las cosas, tanto grandes como pequeñas a través de la consulta. No deis ningún paso importante en vuestros asuntos personales sin haber consultado previamente. Preocupaos los unos por los otros. Ayudaos en los proyectos y planes. Consolaos unos a otros. No permitáis que nadie esté necesitado en todo el país. Uníos hasta que os convirtáis todos y cada uno en los miembros de un solo cuerpo…” ‘Abdu’l-Bahá
“…Los miembros que consultan, deberían comportarse con el máximo de amor, armonía y sinceridad los unos con los otros. El principio de la consulta es uno de los elementos más fundamentales del edificio divino. Incluso en sus asuntos triviales deberían consultar los miembros de la sociedad.” ‘Abdu’l-Bahá

“Los requisitos primordiales para aquellos que se reúnen en consejo son: pureza de intención, espíritu radiante, desprendimiento de todo lo que no sea Dios, atracción a su fragancia divina, humildad y modestia entre sus amados, paciencia y resignación en momentos difíciles y servidumbre ante su exaltado Umbral. Si por la gracia recibieran ayuda para alcanzar estos atributos, la victoria les será conferida desde el Reino invisible de Bahá.” Selección de Escritos de ‘Abdu’l-Bahá

“El Gran Ser dice: El Cielo de la sabiduría divina está iluminado por los dos astros de la consulta y la compasión. Tomad consejo juntos en todos los asuntos, puesto que la consulta es la lámpara de guía que señala el camino y la que otorga comprensión.” Bahá’u’lláh
“…Ningún hombre puede alcanzar su verdadera posición sino a través de su justicia. Ningún poder puede existir sino a través de la unidad. No se puede alcanzar bienestar ni prosperidad sino a través de la consulta.” Bahá’u’lláh