Decálogo de la felicidad conyugal

cielo-rosa2

Dos personas que unen sus vidas por amor, tendrán mayores garantías de estabilidad y de felicidad en la medida en que hagan realidad en su vida los siguientes 10 principios:

Cultivad lo mejor de vosotros mismos para un mayor crecimiento personal. El matrimonio no destruye al individuo.

Mostraos siempre tal como sois, sin temor a mostrar la propia fragilidad y vulnerabilidad.

Sed empáticos al máximo, procurando ver las cosas desde el punto de vista del otro. En esto consiste la verdadera comprensión.

No pretendáis corregir los defectos del otro sin antes reconocer sus virtudes. Pensad que nadie es perfecto.

El mutuo respeto en el presente es la base de la felicidad en el futuro. La dignidad de las persona es el mayor valor del hombre.

La complementariedad no basta; hace falta la afinidad en gustos y objetivos para entenderos plenamente. Lo semejante atrae a lo semejante.

Mantened la unidad de criterios en la educación de vuestros hijos. No los utilicéis nunca como medios para vuestros fines.

Tomad la decisión de amaros todos los días. En el amor siempre es posible crecer.

Reconoced privada y públicamente las cualidades de vuestro cónyuge, pues ello contribuye a aumentar su autoestima.

Cuidad vuestro amor con obras. Reducirlo al puro sentimiento es exponerlo a que se agote fácilmente.

Bernabé Tierno en el libro: La fuerza del amor

Una respuesta to “Decálogo de la felicidad conyugal”

  1. arcoirisdan Says:

    Queridos amigos: Os invito a compartir un vídeo, que fue filmado en mi intervención en el encuentro de educadores que tuvo lugar en Barcelona, con motivo de los talleres dirigidos por Noemi Paymal sobre Pedagogía 3000. Su título es “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón”. A ver qué os parece…
    La dirección para acceder a él es: 

      Felices encuentros. Un cordial abrazo
                                          Carlos González
     P.D  Temática del vídeo:
    ¿Cómo puede un maestro empoderar a sus alumnos? O lo que es lo mismo:
    ¿Dónde está nuestro poder para cambiar las cosas que no nos gustan, para cumplir nuestros sueños….? ¿Por qué no podemos aplicar todo lo que hemos aprendido en seminarios y talleres? ¿Qué nos impide como educadores enseñar de otra manera? ¿Qué pasa con nuestro valor…? ¿A qué tememos y por qué…?
    No existe la cobardía, sino los obstáculos al valor
    Esos obstáculos están en nuestras creencias, muchas veces invisibles para nosotros mismos. Reconocerlas y saber jugar con ellas es la clave para ceder el poder al corazón, y conseguir el empoderamiento de nuestros alumnos o hijos.
    Para más información:
    http://www.ladanzadelavida12.blogspot.com/


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: