Compromiso y ceremonia matrimonial

948449_rings.jpg

El compromiso bahá’í es el acuerdo perfecto y total consentimiento de ambas partes.

‘Abdu’l-Bahá. Bahá’í World Faith. El Matrimonio Bahá’í:Una Creación Divina.

La ceremonia matrimonial, el ritual del matrimonio es importante para la pareja y también, para las dos familias de origen. El ritual constituye un importante hito de paso entre las etapas: es la transición de un noviazgo a un matrimonio formal. Este evento ayuda a todos los involucrados a modificar las formas de relación existentes hasta ahora y a tomar conciencia clara de este cambio, de este paso importante que se da.En presencia de los testigos y de unas cuantas personas, el novio y la novia deben decir:

En verdad, estamos satisfechos con el deseo de Dios’. Este es el matrimonio bahá’í.

Tablillas de ‘Abdu’l-Bahá. Citado en Portales a la Libertad. p. 121

El acto simbólico de contraer matrimonio tiene diferentes significados para cada uno, pero es ante todo un acuerdo de que la joven pareja se compromete mutuamente de por vida. El matrimonio no es un estado en el que se “entra” sino que se trata de un proceso, es algo que se ha de crear y recrear constantemente.El compromiso de la pareja es un acuerdo de crecer verdaderamente más cerca uno del otro, participar de las inquietudes y dar a las necesidades del cónyuge la misma prioridad que a las propias. La idea de compromiso tiene por objeto contrarrestar el impulso de “salir corriendo” ante el primer signo de desilusión. Actualmente algunas parejas se casan a modo de ensayo, sin un verdadero compromiso, pensando que si el matrimonio no funciona pueden llegar a separarse.

El matrimonio bahá’í es el compromiso de ambas partes, una hacia la otra, y la mutua vinculación de mente y corazón.

Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá. nº 86. p. 119

INFLUENCIA DE LAS FAMILIAS DE ORIGEN.

Una nueva pareja no es sólo la unión de dos personas sino la conjunción de dos familias. Las familias de origen de cada cónyuge ejercen su influencia sobre la pareja y crean, al mismo tiempo, una compleja red de relaciones.En la celebración de la boda se ve claramente la convergencia real de las familias de origen. Una imagen representativa y simbólica de esta fusión de familias puede observarse en el ritual de la ceremonia: los novios están situados delante, uno al lado del otro, y detrás los parientes y amigos de cada uno. Y así, podemos ver como en esta nueva etapa de la vida de la familia humana, al igual que en las demás, está involucrada la familia extensa.Verdaderamente en el libro del Bayán, el asunto se limita al consentimiento de ambos contrayentes.

Como deseamos fomentar el amor, la amistad y la unidad del pueblo, ponemos por condición que se busque también el consentimiento de los padres para evitar toda enemistad y mala voluntad.

Bahá’u’lláh. Citado en Bahá’u’lláh y la Nueva Era. p. 183-184)

Una vez que la joven pareja empieza su vida en común sus decisiones pueden estar mediatizadas por la influencia parental. La nueva pareja debe establecer su territorio con cierta independencia de ellos. Tanto los padres como los hijos deben cambiar el modo de relacionarse después de que se hayan casado. La pareja debe cambiar su dependencia de los padres por una relación más adulta e independiente. Una exagerada predisposición de los padres a colaborar limita la independencia de los hijos en lugar de favorecerla, y no les permite madurar ni tomar sus propias decisiones, así como tampoco aprender de sus errores.

La integridad del lazo familiar, debe tenerse en cuenta constantemente y los derechos de sus miembros individuales no deben ser transgredidos….

Citado en el documento sobre la Libertad de C.U.J.29/12/88 citando a Abdu’l-Bahá

La involucración paterna en el joven matrimonio puede llegar a ser causa de desavenencia, aunque a veces no se den cuenta del origen. Es necesario encontrar los límites adecuados entre las generaciones, de forma que sea la joven pareja quien maneje su relación y tome sus propias decisiones. Al mismo tiempo es importante la aceptación y el respeto de la familia de origen de cada cónyuge. Algunas parejas delimitan su territorio, de forma drástica, cortando toda relación con los padres de uno o de ambos, por medio de la distancia física o psicológica. El arte del matrimonio consiste en alcanzar la independencia al tiempo que se conserva la involucración emocional con los padres.

Una vez que se da el consentimiento escrito y se celebra el matrimonio, los padres ya no tienen ningún derecho de interferir.

Carta escrita de parte del Guardián a la A.E.N. de Canadá, el 15 de junio de 1954. Citada en Lights of Guidance. nº 746

La nueva pareja debe ser claramente diferente de cada familia de origen, debe diferenciarse como una familia nueva, forjándose paulatinamente su propia identidad. A veces esta diferenciación es dolorosa -tanto para padre como para hijos- y puede llegar a provocar crisis. Para que los cónyuges formen una verdadera unión deben anteponer su matrimonio por encima de los padres, e incluso de los hijos.La calidad de la relación con la otra persona, las expectativas puestas en la pareja y la forma de comunicarse son factores fundamentales que influyen directamente en el buen funcionamiento del matrimonio. Un hombre y una mujer se unen antes de tener hijos, y generalmente continuan juntos después de que los hijos se hayan ido.

Esforzaos entonces, con alma y corazón, por vivir el uno con el otro como dos palomas en el nido, pues ello es estar bendecidos en ambos mundos.

Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá. nº 92. pág.124

Maria Ferrer, Psicóloga

Anuncios

Formación de la pareja

961679_hand_in_hand.jpg

 ¿Por qué de entre tantos millones de personas que habitan el mundo uno escoge a otro como compañero?

Los jóvenes se casan porque se enamoran, porque desean tener hijos, para salir del hogar familiar,  etc. Son muchas y diferentes las razones por las que se casa la gente. El atractivo físico tiene su importancia a la hora de elegir la pareja estable, pero no garantiza la compatibilidad ni la permanencia del matrimonio: llevar una vida satisfactoria con la pareja requiere que ambos sean compatibles en muchas otras áreas.

Los mejores esposos son los mejores amigos.

 

Y además, el hombre y la mujer deben ser verdaderamente amigos y deben sentir simpatía el uno por el otro.

‘Abdu’l-Bahá                                                                                                                                                                                                                           

 

Muchas veces uno espera del otro lo que le ha faltado en su familia de origen, se busca la complementariedad, es decir, que nuestra pareja nos complete y aporte lo que nos falta. También se puede elegir pareja buscando rasgos que recuerden a la propia familia de origen,  para perpetuar así las pautas de relación aprendidas.

 

Cada uno, no obstante, debe poner el máximo cuidado por informarse profundamente del carácter del otro, para que el convenio obligatorio entre ellos sea un lazo que perdure por siempre. El propósito debe ser éste: convertirse en amorosos compañeros y camaradas cada uno para con el otro, por el tiempo y la eternidad…

Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá. 

 

Casi todos nos casamos por amor, pensando que nuestra vida  así mejorará y se enriquecerá con nuevos ingredientes que aportará el amor: gratificación sexual, sensación de pertenencia, sentirse necesario, tener hijos, etc.

El amor es el sentimiento que da inicio a un matrimonio y más tarde, sin dejar el amor, la vida cotidiana es la que determina su funcionamiento.  En toda pareja existen tres partes: yo, tú y nosotros. El amor auténtico  da cabida a estas tres partes sin que ninguna de ellas domine sobre las demás. Son dos personas y tres partes, cada una de ellas significativa, cada una de ellas con vida propia. Cuando yo soy más “yo” y tú eres más “tú”, juntos construimos mejor un “nosotros”.

 

El progreso de uno misteriosamente influye en el otro. Llegan a ser los tutores de las almas uno del otro. La distancia o la muerte, fuerzas meramente físicas, no pueden causar su desintegración.

‘Abdu’l-Bahá. Life With Nayan. Citado en Amor, Noviazgo y Matrimonio.

 

El amor es un sentimiento que aparece sin motivo y para que pueda desarrollarse debe ser alimentado día a día. Viene a ser como una semilla que germina, y necesita luz y alimento para seguir creciendo.  Los sentimientos amorosos y tiernos de la etapa de galanteo dan paso al matrimonio cuando la pareja se da cuenta que desea compartir más íntimamente su vida.

 Maria ferrer – Psicóloga

Publicado en Blogroll, Noviazgo. Comentarios desactivados en Formación de la pareja