La panacea para los conflictos

La panacea para los conflictos

“La consulta familiar, que recurra a un diálogo completo y franco y esté animada por la certeza de la necesidad de actuar con moderación y equilibrio, puede ser la panacea para los conflictos familiares.” La Casa Universal de Justicia

“Callad los defectos de los demás, rogad por ellos y ayudadles con bondad a corregir sus defectos. Ved siempre el lado bueno y no el malo. Si un hombre tiene diez cualidades buenas y una mala, considerad las diez y olvidad esta única; y si un hombre tiene diez cualidades malas y una buena, considerad ésta y olvidad las diez. Que no nos permitamos decir una mala palabra de otro, aun cuando ese otro fuese nuestro enemigo”. ‘Abdu’l-Bahá, Bahá’u’lláh y la Nueva Era, pág. 105

“Resolved todas las cosas, tanto grandes como pequeñas a través de la consulta. No deis ningún paso importante en vuestros asuntos personales sin haber consultado previamente. Preocupaos los unos por los otros. Ayudaos en los proyectos y planes. Consolaos unos a otros. No permitáis que nadie esté necesitado en todo el país. Uníos hasta que os convirtáis todos y cada uno en los miembros de un solo cuerpo…” ‘Abdu’l-Bahá
“…Los miembros que consultan, deberían comportarse con el máximo de amor, armonía y sinceridad los unos con los otros. El principio de la consulta es uno de los elementos más fundamentales del edificio divino. Incluso en sus asuntos triviales deberían consultar los miembros de la sociedad.” ‘Abdu’l-Bahá

“Los requisitos primordiales para aquellos que se reúnen en consejo son: pureza de intención, espíritu radiante, desprendimiento de todo lo que no sea Dios, atracción a su fragancia divina, humildad y modestia entre sus amados, paciencia y resignación en momentos difíciles y servidumbre ante su exaltado Umbral. Si por la gracia recibieran ayuda para alcanzar estos atributos, la victoria les será conferida desde el Reino invisible de Bahá.” Selección de Escritos de ‘Abdu’l-Bahá

“El Gran Ser dice: El Cielo de la sabiduría divina está iluminado por los dos astros de la consulta y la compasión. Tomad consejo juntos en todos los asuntos, puesto que la consulta es la lámpara de guía que señala el camino y la que otorga comprensión.” Bahá’u’lláh
“…Ningún hombre puede alcanzar su verdadera posición sino a través de su justicia. Ningún poder puede existir sino a través de la unidad. No se puede alcanzar bienestar ni prosperidad sino a través de la consulta.” Bahá’u’lláh

Anuncios

Fortaleciendo la unión matrimonial

anillos.jpg

“…No cometáis lo que contamine la límpida corriente del amor o destruya la dulce fragancia de la amistad. ¡Por la rectitud del Señor! Habéis sido creados para mostrar amor el uno por el otro y no perversidad y rencor. No os enorgullezcáis en el amor por vosotros mismos, sino en el amor por vuestros congéneres.” Tablas de Bahá’u’lláh, pág. 161

“Esforzaos entonces, con alma y corazón, por vivir el uno con el otro como dos palomas en el nido, pues ello es estar bendecidos en ambos mundos.” Selección de escritos de Abdu’l-Bahá, pag. 124

“Una lengua amable es el imán del corazón de los hombres. Es el pan del espíritu, reviste de significado las palabras, es fuente de la luz de la sabiduría y el entendimiento.” Pasajes de Escritos de Bahá’u’lláh, pág. 192

“La consulta familiar, que recurra a un diálogo completo y franco y esté animada por la certeza de la necesidad de actuar con moderación y equilibrio, puede ser la panacea para los conflictos familiares. Para que tal consulta sea efectiva, además de franca, moderada y equilibrada debe caracterizarse por el respeto mutuo y la igualdad.” CUJ, La Santidad del matrimonio bahá’í, pág. 25

“Cuando se presenten diferencias, consultad juntos y en secreto, para que otros no aumenten el grano de polvo hasta convertirlo en una montaña. No guardéis en vuestros corazones resentimiento alguno, más bien explicad su naturaleza uno al otro con tanta franqueza y comprensión que desaparezca sin dejar ningún recuerdo.” ‘Abdu’l-Bahá, Tabla del Matrimonio, Oración, meditación y Tablas de Bahá’u’lláh, pág. 76

“La Justicia Divina exige que los derechos de ambos sexos sean igualmente respetados puesto que ninguno de los dos es superior ante los ojos de Dios. La dignidad ante Dios depende, no del sexo, sino de la pureza y luminosidad del corazón.” La sabiduría de ‘Abdu’l-Bahá, pág. 155

“Todos los miembros de una familia tienen deberes y responsabilidades mutuas, y hacia la familia como un todo, y estos deberes y responsabilidades varían de un miembro a otro debido a sus relaciones naturales. Los padres tienen el deber ineludible de educar a sus hijos, pero no viceversa; los hijos tienen el deber de obedecer a sus padres, los padres no obedecen a los hijos; la madre -no el padre- da a luz a los hijos, los alimenta en la infancia y por ello es la primera educadora… La tarea de criar a un hijo bahá’í… es la principal responsabilidad de la madre, cuyo principal privilegio es, en verdad, crear en su hogar tales condiciones que mejor conduzcan tanto al bienestar y progreso material como espiritual del mismo. La educación que el niño recibe a través de su madre constituye la base más sólida para su desarrollo futuro.” CUJ Vida Familiar, pág. 59

Publicado en Matrimonio, Uncategorized. Comentarios desactivados en Fortaleciendo la unión matrimonial